Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 20 de marzo de 2013

La contratación directa del Estado con particulares, aumenta el riesgo de generar prácticas de corrupción. Así lo señaló la Procuraduría Delegada para la Descentralización y Entidades Territorialesno, al indicar que en 2012 las contrataciones del Estado con particulares ascendieron a cerca de $52 billones. De este monto por las entidades nacionales salieron $32 billones y por las territoriales $19,6 billones.

 

Lo grave, señala la Procuraduría,  es que el 41,3% de esos contratos se efectuó mediante la modalidad de contratación directa, algo que mantiene expuesto e incrementa la vulnerabilidad del sector oficial a prácticas de corrupción. 
 
El Ministerio Público se basó en  datos de Colombia Compra Eficiente y el Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop). De acuerdo con esa información, alcaldías, gobernaciones y entidades del nivel nacional centralizadas y descentralizadas suscribieron el año pasado 366.102 contratos. 
 
En ese mar de guarismos la dependencia del Ministerio Público encontró que de las diferentes modalidades de selección (directa, concurso de méritos, mínima cuantía, licitación, régimen especial, selección abreviada y subasta), las entidades eligieron en casi la mitad de los casos la directa, lo que permite un diagnóstico inicial de que el modelo puede estar mal diseñado. 
 
“Por modalidades surgen muchas dudas, porque se convierte la contratación directa en la más frecuente en el nivel territorial, y, en ese sentido, la más riesgosa. En el nivel nacional, la contratación directa representa el 28,5 por ciento, también la más alta”, aseguró Carlos Augusto Mesa, procurador Delegado para la Descentralización y Entidades Territoriales. 
 
Esos son los primeros hallazgos al revisar en la superficie general del cúmulo de datos, pero al hacer inmersiones en la información surgen otras revelaciones sobre el comportamiento de la contratación oficial. “Este sistema de vigilancia nos permite identificar zonas de riesgo y hacerles una revisión a casos que parecen insólitos, como municipios en donde no hubo en todo el año ni una sola invitación pública, ni una sola licitación. Todo fue contratación directa”, aseguró. 
 
También revela la forma en que vienen contratando las alcaldías de las grandes ciudades del país. Así, por ejemplo, Cali fue la que más contratos suscribió bajo la modalidad directa (3.782), por un poco más de $100.000 millones de pesos. 
 
Si se tiene en cuenta que la capital del Valle suscribió 4.103 contratos, la modalidad directa representa el 92,2%.  En el caso de Medellín, aunque esa administración reportó al Secop menos contratos que Cali por la modalidad directa (1.339 contratos), el monto superó el billón de pesos. 
 
El Procurador Delegado Mesa advierte que esos hallazgos no quieren decir que esté bien o que haya corrupción. “No. Simplemente, encontramos lo que hay. Y lo que hay son las cifras que se le están entregando hoy al país”, aseguró.  En el suroccidente del país reluce Pasto, que de los 2.400 contratos que suscribió el año pasado, 2.317 fueron a través de contratación directa, por $22.000 millones, en total  96,5% de esos documentos.
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.