Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Christian Díaz Maldonado - cdiaz@larepublica.com.co miércoles, 2 de diciembre de 2015

Las dos reconocidas empresas de farmacéuticos se impusieron desde primer momento al registro de la marca alegando similitud entre el signo solicitado y los signos previamente registrados Lactobac y Lactulax de Incobra y Chalver respectivamente.

La decisión de conceder el registro fue tomada desde la primera instancia; sin embargo, las empresas opositoras en el afán de fundamentar sus alegaciones, llegaron hasta la Delegatura de Propiedad Industrial, donde para infortunio de sus intereses, se encontraron un respaldo contundente al fallo inicial, pues la oficina confirmó la primera decisión de dar vía libre al registro de Lactomax.

La marca solicitada pretende identificar químicos para la conservación de alimentos, productos comprendidos en la clase 1 de la Clasificación Internacional de Niza; situación que facilitó más el proceso, dado que las compañías opositoras tienen registradas sus marcas para comercializar fármacos de uso humano, productos de clase 5.

La coordinadora de la maestría de propiedad industrial de la Universidad de los Andes, la abogada Diana Peñaloza resaltó la decisión tomada por la SIC y aseguró que “los argumentos planteados por la Superintendencia son acertados, la existencia de diferencias fonéticas y de los productos a identificar por la marca concedida y la solicitada, permiten que no exista confusión entre los consumidores, por lo cual era viable concederla”.

Incobra y Chalver alegaron que el Lactomax podría generar en el consumidor una serie de confusiones de origen y producto, debido a su similitud ortográfica y fonética con los signos previamente registrados. 

La SIC fundamentó su decisión en la diferencia de clases y vías de comercialización de los productos, dado que la solicitante vendería los productos de diferente clase y composición, lo que alejaría al consumidor de toda confusión.

Por su parte la experta en derecho administrativo Diana Vargas contradice la decisión de la Superindustria pues asegura que aunque los productos son de naturaleza distinta, se debe prevalecer la protección del consumidor. Y explicó: “no solo se trata de resguardar la capacidad distintiva que han ganado en el mercado y la posibilidad de que un competidor aprovechado se lucre, sino que, bastaría con observar las marcas en disputa para concluir que estas se prestan para confusiones, lo cual debería tomarse en cuenta a nivel preventivo evitando que el público consumidor, incurra en error”.

La SIC ratificó la decisión y otorgó a la marca una vigencia de 10 años para estar en el mercado colombiano.

Antecedentes
La compañía de origen brasilero, Prozyn Industria e Comercio,  fue fundada en 1991 y lleva en el la industria de los químicos y soluciones biológicas para alimentos más de 20 de experiencia. Ha realizado alianzas estratégicas que le han permitido llegar a diferentes mercados en la región, siendo esta la primera vez que llega a Colombia con su nueva marca. En 2013 la empresa renovó su imagen.

Las opiniones

Diana Peñaloza
C. Maestría en Propiedad Industrial Uniandes

“Los argumentos planteados por la SIC son acertados, la existencia de diferencias fonéticas y de los productos a identificar por la marca concedida y la solicitada, permiten que no exista confusión”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.