Universidad Externado

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co jueves, 20 de junio de 2019

Con los cambios en el mercado, decanos afirmaron que se necesitan abogados cada vez más especializados

El derecho es una de las carreras más importantes y apetecidas por los colombianos, por lo que, año tras año las universidades reciben a miles de estudiantes. La alta demanda académica hace que las facultades de derecho tengan varios retos como: la integración de las nuevas tecnologías y la disminución de la credibilidad social en los abogados.

Precisamente, el gran desafío es formar profesionales con altos estándares éticos. Así lo manifestaron los decanos de las facultades de derecho de la Universidad del Rosario, la Pontificia Universidad Javeriana y la Universidad Sergio Arboleda.

En Colombia hay más de 100 facultades de derecho, además, según el Sistema Nacional de Información de la Educación Superior (Snies), en la actuali dad, están activos 6.220 posgrados en el país. Así mismo, hay 355 abogados por cada 100.000 habitantes, una cifra que sobrepasa a la mayoría de países en el mundo. Por todo lo anterior, las universidades cumplen un rol importante en la correcta formación de los profesionales del derecho.

Para Leonardo Espinosa, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Sergio Arboleda, el egresado del programa debe ser una persona que entienda la sociedad en la que se va a desenvolver y los retos que esta le plantea.

“Tenemos que educar de cara a una sociedad que está en una etapa de posconflicto, lo que requiere que un abogado tenga una gran sensibilidad social y que pueda afianzar la credibilidad en las instituciones en Colombia”, expresó.

Julio Andrés Sampedro, decano de Derecho de la Pontificia Universidad Javeriana, señaló que desde el Alma Máter pretenden desarrollar profesionales integrales con competencias argumentativas y oratorias, pero fundamentalmente que pueda realizar un ejercicio del derecho de forma ética.
“Se ha generado una manera de ver al abogado que me parece equivocada. Se piensa que somos los causantes de la corrupción en el país y creo que el problema no es, si se es abogado, ingeniero o médico; el problema es que hay que buscar una formación integral de nuestros profesionales, sobre todo con un alto contenido ético y de valores”, indicó Sampedro.

José Alberto Gaitán, decano de la Universidad del Rosario, expresó que desde la Facultad de Jurisprudencia buscan formar profesionales con un perfil humanista. Por esto, en los últimos años incorporaron materias relacionadas con habilidades y competencias blandas. El emprendimiento también es otro elemento que incorporan a los estudiantes, pues un posible escenario es abrir sus propias firmas.

“Tenemos una apuesta desde la facultad de motivar a los estudiantes para que consideren como una opción de vida la rama judicial. Creemos que las universidades tradicionales de esta digna profesión han perdido protagonismo y eso es parte de lo que hoy genera la crisis que estamos viviendo”, manifestó Gaitán.

Frente a los cambios en el mercado, los decanos afirmaron que se necesitan abogados cada vez más especializados. En esto coincidió Hernando Torres, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional, quien dijo que “como el mundo se ha vuelto complejo, la legislación ha tenido cambios en varios aspectos, es por ello que hay que ir profundizando en varias áreas”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.