Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co martes, 26 de enero de 2016

Con una decisión unánime, el Consejo,  aprobó la creación de esta misión, cuya participación será, inicialmente, por un periodo de 12 meses. 

Los veedores de esta misión serán expertos provenientes de países de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). 

Según afirmó en una rueda de prensa la canciller María Ángela Holguín, “con la resolución 2261 del 2016, que adopta hoy el Consejo, vemos esa luz, que cada día se acerca más, para el fin del conflicto”.

Sin embargo, es preciso cuestionar ¿qué tipo de implicaciones trae la vinculación de la ONU en el proceso de desarme y cese al fuego?

Lo primero es que “va a haber  un tercero imparcial capaz de garantizar e interpretar no solamente la letra sino el espíritu de lo que se firmará”, estableció Frédéric Massé, docente y director del Centro de Investigaciones y Proyectos Especiales (Cipe)  de la Universidad Externado de Colombia.

Esta intervención externa es importante porque, según  el experto, las partes pueden llegar a reinterpretar las condiciones del pacto, con o sin intenciones, lo que puede generar tensiones y malentendidos. 

La segunda consecuencia consiste en que “la participación de la ONU en el mecanismo tripartito convierte la paz de Colombia en una prioridad internacional”, indicó Ana Paula Zacarias, embajadora de la Unión Europea en Colombia. Así mismo, advierte que la integración de observadores de países de la Celac  garantiza  “la participación internacional y vinculación de la región en la paz de Colombia”.

Un tercer efecto es que calma un temor que se ha manifestado a lo largo  del proceso y es que los integrantes de las Farc puedan ser juzgados por un organismo internacional. 

“El Consejo de Seguridad le puede pedir a la Corte Penal Internacional que no investigue o no solicite órdenes de captura de los miembros de las Farc”, advierte Carlos Arévalo, analista internacional. 

Una cuarta implicación puede ser que “los mecanismos subregionales como la OEA o la Comunidad Andina de Naciones quedaran excluidos. Lo cual lleva a pensar si tienen algún tipo de utilidad o no en el proceso”, advierte Rafael Piñeros, investigador en asuntos de política internacional. 

La ONU ya ha sido  partícipe de procesos de paz en países como Libia y Somalia. Esta vez, no va a involucrar a su personal militar sino que va a aportar una observación civil, lo cual es una tranquilidad para ambos entes del proceso.

Las opiniones

Ana Paula zacarías
Embajadora de la unión europea en colombia

“La aprobación de la resolución de la ONU por unanimidad demuestra el inequívoco compromiso de la comunidad internacional con el proceso de paz de Colombia que se desarrolla en La Habana, Cuba”. 

Frèdèric Massé
Docente e investigador de la universidad externado de colombia

“La comisión podrá investigar casos de violaciones del cese al fuego o dirimir controversias, más no intervenir militarmente. Al menos, los observadores no tendrán ni el mandato ni la capacidad de hacerlo”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.