Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co Martes, 13 de junio de 2017

Cerca de terminar el primer semestre, ¿cómo les ha ido?
Ha sido un buen año porque hay mucha dinámica importante en nuestros servicios, independientemente del comportamiento de la economía hemos tenido un año muy dinámico.

¿Cuáles son las prácticas con más movimiento en el año? 
Nosotros nos movemos básicamente en los sectores de comercio, relaciones económicas interpersonales, aduanas y competencia, en todas hay mucho movimiento. 

¿Cuánto esperan crecer?
En materia de servicios jurídicos no es fácil calcular una cifra, pero el tema del crecimiento lo hace la demanda de los servicios y pues tenemos muy buenas perspectivas ahora.

¿A qué se debe que las firmas de abogados estén creciendo por encima de la economía?
Los abogados en las épocas de crisis tenemos trabajo, y en las épocas de prosperidad también. Obviamente que entre más se dinamice la economía hay más negocios y hay más oportunidad, pero los problemas de las compañías, las reducciones y las crisis también implican oportunidades para los servicios legales.

¿Cómo ven el tema de las consultas populares?
Una cosa son las políticas medioambientales, que ya están previamente definidas y otra cosa es que uno no sepa a qué atenerse, si no hay un marco jurídico claro. Uno entiende que hay que tener control del medio ambiente, pero esas cosas no se pueden tomar como un dogma de fe, sino que hay que tomarlas racionalmente. Yo prefiero las compañías, que claramente tienen una política minera y unos mecanismos de control y son formales, que a la minería ilegal. Mientras se les está impidiendo llegar al país a las empresas que son serias, la otra minería, que infringe la ley y no necesita permisos, está disparada y está acabando con el medio ambiente.

¿Considera que los cambios tributarios afectan la competitividad del país?
Por supuesto. Dentro de los factores más negativos para la inversión está la falta de seguridad jurídica, incluso los temas de orden público son calculables para las compañías, pero la inseguridad jurídica no hay quién la resista, porque se hacen cuentas, proyecciones y demás con un marco jurídico y si se cambian las reglas de juego, el tema es muy complicado. Sobre todo, el tema más grave en el cambio de reglas es que el país pierde credibilidad y lesiona la confianza del inversionista. Además, si no tiene seguridad jurídica y ve la carga tributaria, pues los empresarios van a preferir otros países.

Antecedentes

Frente al tema de la llegada y salida de empresas del país, debido a la situación económica, Gabriel Ibarra señaló que “lo que  está claro es que hay muchos proyectos que están en espera y hay mucha gente que está a la expectativa de ellos”. Además, el experto expresó que, en lo corrido del año, han visto un fuerte dinamismo en el sector real, que es con el que trabajan principalmente; sin embargo,  subrayó que “hay un dinamismo, más de nuevos proyectos que de líos legales”.

La opinión

Camilo Pabón
Asociado de Archila Abogados
“La inseguridad jurídica eleva los costos de transacción, lo que desincentiva a los inversionistas. No solo la parte normativa: la aplicación consistente del derecho da certeza de las reglas de juego”.