Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Juliana Ramírez Prado

sábado, 18 de junio de 2016

No es posible que se tengan que modificar leyes y amenazar con ‘tocarles el bolsillo’ sino hacen, como se debe, el trabajo por el cual fueron elegidos. Siguiendo con la analogía, si los congresistas trabajaran en el sector privado  dejarían en evidencia la justa causa y por ende la terminación del contrato.

Prácticas como dejar de ir a las plenarias sin justificación, asistir para solo firmar e irse y peor aún, no sesionar por excusas ilógicas como partidos de fútbol de la Selección Colombia o por ahorrar energía (excusa para tomar vacaciones colectivas en la pasada Semana Santa), son el común denominador por el que se empaña la labor legislativa, lo que actualmente no tiene ninguna repercusión ni en los legisladores ni en sus sueldos, ya que la consignación mensual de $26,7 millones no se modifica.

Como si se tratara de una noticia del portal de sátira Actualidad Panamericana, que se burla de la realidad colombiana, el pasado miércoles se registró que por culpa de la inasistencia de los congresistas se iba a hundir el proyecto que buscaba frenar dicha práctica. Si no fuera por la presión e indignación en redes sociales de la opinión pública, los legisladores no habrían votado en cinco minutos la normativa. 

Ojalá esa eficacia y eficiencia se contagie en la legislatura que viene y en las reformas importantes que aún tienen en mora con el país.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.