Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co miércoles, 13 de noviembre de 2013

Posse Herrera Ruiz se la juega por la descentralización y desde agosto ya cuenta con sedes en Medellín y Barranquilla, a pesar de que “las oficinas regionales históricamente no han tenido buenos resultados” para las grandes firmas del mercado legal colombiano.

“Siento y espero que nuestra dinámica será tremenda”, dijo Juan Guillermo Ruiz, socio fundador del despacho, quien explicó que la decisión de irrumpir en la Costa y Antioquia obedece a la necesidad de prestar un servicio global, pero desde la dinámica nacional que hoy deben afrontar los bufetes.

¿Por qué llegan a Barranquilla y Medellín?
Para prestarles un mejor servicio a los clientes en esas ciudades, atenderlos directamente. Obedece a la importancia empresarial de esas ciudades, que cada vez resultan más relevantes en el contexto colombiano. Y porque queremos llegarle a otras organizaciones que funcionan allí.

¿A qué porcentaje aspiran aumentar en cuanto a cobertura, capacidad y producción?
Esperaría que el próximo año, Medellín y la Costa no sean menos de 20% del total producido por la firma. La tendencia del país, en lo personal, está volviendo a una dinámica de regiones. Eso es lo que queremos que refleje nuestra firma.

¿Cuántos clientes base tienen en esas capitales?
Es un número importante como para que hayamos tomado la decisión de ir a Barranquilla, solamente con la base de clientes que ya teníamos en esta ciudad, y Cartagena y Santa Marta. Tenemos clientes en toda la Región Caribe, particularmente empresariales e industriales, pero los más importantes están ubicados en esas tres capitales, salvo algunas mineras en otros departamentos.

¿Desde hace cuanto tiempo tienen vínculos allí?
Nuestra firma tiene 18 años. Desde muy temprano hemos tenido clientes en la Costa, pero se han venido incrementando. Hoy tenemos en distintos sectores: involucrados en procesos asociados a los TLC, industriales, de servicios y operaciones marítimas en Cartagena y Santa Marta.

¿Qué áreas de las asesorías fortalecerán con su presencia?
Los laborales, algunos litigios importantes, hemos hecho apoyos en el área financiera, en propiedad intelectual, unos proyectos muy importantes de infraestructura, desarrollo inmobiliario y unos trabajos muy importantes en minería en La Guajira, Cesar y Córdoba, y las nuevas concesiones o exploraciones de hidrocarburos en zonas marinas.

¿Qué diferencias hay entre los mercados paisa y costeño?
Son ciudades con dinámicas muy importantes, con algunas diferencias. El Caribe, en general, se está orientando a los temas de comercio exterior, aduanero, inversiones y TLC. Medellín es una ciudad con una gran solidez industrial histórica, pero también con mucha fuerza en servicios: financieros y tecnológicos.

¿Por qué hasta ahora?
Ha sido un proceso de maduración. Uno debe llegar a los sitios cuando pueda agregarles valor porque ha construido una experiencia y tiene una base de clientes para ser exitoso. Nos parece que ambas ciudades están en un momento oportuno, en el que han evolucionado en sus propias necesidades legales. De manera que cada vez más se ve y se acepta en ambas la necesidad de tener firmas globales.

¿Cuál es el siguiente paso?
Cali. Tenemos no solamente varios socios caleños, sino abogados de primer nivel en distintas áreas que nos permiten pensar en que posiblemente, en un par de años, estaremos abriendo operaciones en esta ciudad.

¿Qué pasará con otras zonas del sur y el oriente?
Desde Cali se pueden atender. Todo el tema Pacífico es importantísimo y por eso estar en Cali es un objetivo que no queremos aplazar por mucho tiempo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.