Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters jueves, 21 de noviembre de 2013

Fueron 14 años de amor que ahora ponen punto y final el magnate Rupert Murdoch y su exmujer, Wendi Deng. Esta semana firmaron un acuerdo de divorcio, después de anunciar su ruptura hace cinco meses.

Murdoch vuelve a ser noticia en los medios, luego de conocerse que los periodistas del diario News of the World, propiedad del magnate, interceptaron repetidamente los teléfonos de políticos de alto nivel e incluso de periodistas rivales en un intento desesperado por obtener historias de portada, según se escuchó en un tribunal de Londres.

Rebekah Brooks y Andy Coulson, dos de los exeditores de periódicos de más alto perfil de Reino Unido, están siendo juzgados junto a otras seis personas acusados de conspiración para interceptar mensajes de voz y hacer pagos ilegales para encontrar exclusivas cuando dirigían la desaparecida publicación sensacionalista Sunday y Sun.

“En este mundo competitivo del periodismo, en esta histeria por conseguir esa gran historia y por intentar y conseguir algo mejor o al menos tan bueno como lo que tiene todo el mundo, eso es lo que haces si eres Ian Edmonson”, dijo el fiscal Andrew Edis.

Edmonson, uno de los enjuiciados, dirigió la mesa de redacción en el diario cuando Coulson, el exjefe de prensa del primer ministro David Cameron, era el editor.

Edis dijo que fueron tres correos electrónicos enviados a Edmonson en 2006 los que activaron el escándalo de las escuchas telefónicas en News Corp de Murdoch y finalmente llevaron al cierre del periódico.

Tras una acción legal de las víctimas de las escuchas, la empresa entregó tres correos internos a la policía, que revelaban cómo interceptar los teléfonos de los políticos y la realeza, según se dijo al jurado integrado por nueve mujeres y tres hombres.

Edis dijo al tribunal que el descubrimiento provocó que los detectives volvieran a investigar los tabloides de Murdoch.

Los correos eran de un investigador privado y consumado “hacker” telefónico al que el periódico le pagaba un sueldo alto.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.