Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

sábado, 28 de abril de 2012

He sostenido que la suerte del Magdalena, de cara al invierno que ya llegó, está echada. Municipios como Pinto, El Banco, Guamal, Salamina, El Piñón, Cerro de San Antonio, entre otros, se inundarán irremediablemente porque no hay una sola obra que mitigue los efectos del evidente crecimiento del caudal del río Magdalena.

RCN Radio publicó unas declaraciones del Director de Corpamag, Orlando Cabrera Molinares, con las que precisó que la situación de esa región es crítica porque todavía no se hacen proyectos de ordenamiento territorial adecuados, que permitan reducir el impacto de las lluvias.

Declaraciones muy paradójicas especialmente del Director de Corpomag, funcionario cuya casa campestre precisamente no obedece ese Ordenamiento Territorial que reclama porque ella impunemente invade el lecho del río Minca sin que para ello siquiera se ruborice.

Cabrera Molinares guardó silencio, como autoridad ambiental, cuando se documentó que el departamento estaba condenado, por física negligencia, a inundarse. Señalamientos que se sustentaron en el informe del ingeniero Jesús Díaz Rosas, Director de Interventoria de la Asociación de Ingenieros de la Universidad Militar Nueva Granada, titulado Informe de inspección estado de vías – Carta de autorización de inicio de obras dada a la firma Consorcio Emergencia Invernal 2010 fechado 15 de marzo de 2011.

Como igualmente ha guardado silencio en relación con la grave problemática de la erosión a lo largo del cauce del río Magdalena, verdadera causa de la amenaza de inundación de los pueblos ribereños del sur del Magdalena.Problemática que se ha denunciado desde hace un par de años. Un ejemplo es la publicación del diario El Pilón el 6 de diciembre de 2010 en la que dio cuenta de las denuncias de la inminente desaparición de la vía que de Tamalameque conduce a El Banco (Magdalena) por cuenta de ella.

Y más aberrante es que la misma Corpomag hubiere identificado la erosión como una verdadera y latente problemática. No obstante ello no se conoce, a la fecha, una sola propuesta para su control o mitigación. Control que para lo único que se necesita, en principio, es aplicar la autoridad. Pero parece ser que ejercer la autoridad no resulta atractivo, al final para eso no se requiere firmar contratos.

Hoy la erosión tiene sometido en alto riesgo de inundación a municipios como Pinto, El Banco, Guamal, Salamina, El Piñón y Cerro de San Antonio para cuya prevención no se conoce una sola acción real de esta autoridad ambiental. Claro que estas circunstancias no pueden ser atribuibles al actual Gobernador del departamento del Magdalena Cotes Habeycht.

Corpomag nada ha propuesto muy a pesar que en octubre de 2008 se hicieron públicos los avances de los proyectos de investigación tecnológica y de extensión de la Universidad Nacional de Colombia desarrollada por la Facultad de Ingeniería, a través del Laboratorio de Ensayos Hidráulicos.

La que bajo el liderazgo del doctor Fabio Bernal, ingeniero y docente de la UN en Bogotá, avanzó en los diseños y el asesoramiento para la construcción de las obras de control de erosión en las riberas del Magdalena.

Vergonzoso es que ahora en plena campaña de reelección, pretendiendo volver a ser Director de Corpomag, Cabrera Molinares quiera hablar de inundaciones cuando en estos años además de ser cotudo ha demostrado tener paperas.

Alejandro Arias

ASOCIACIÓN DE PERIODISTAS INDEPENDIENTES

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.