Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co martes, 12 de agosto de 2014

Mañana el Consejo de Estado podría decidir que pasará con Gustavo Petro en la Alcaldía de Bogotá.

Aunque ya pocos hablan de la situación del burgomaestre, esta semana vuelve y se le ‘calienta’ la plaza al primer mandatario de la capital por cuenta de la decisión que tendrá que tomar la Sección Segunda del Consejo de Estado ante el recurso de súplica que presentó Alejandro Ordóñez, procurador General de la Nación.

La acción legal del Procurador, presentada el pasado 28 de mayo, y que entraría en el orden del día de los temas a debatir durante la reunión de mañana, se dio después de que el 13 de mayo, la Alta Corte decretara la suspensión provisional de los efectos del fallo de la Procuraduría con el que se pretendía destituir e inhabilitar en cargos públicos por 15 años al líder de los Progresistas.

Si la Sección Segunda, en cabeza del magistrado Gustavo Gómez, encargado de proponerle un proyecto de fallo a sus ‘pares’, decide darle vía libre a la súplica de Ordóñez , en la cual se solicitó que se le cancelen las medidas cautelares que habría recibido el Alcalde de Bogotá, Petro podría salir nuevamente, del Palacio de Liévano.

Aunque la posibilidad está latente, dice Luis Frediur Tovar, docente de ciencias políticas de la Universidad Javeriana, que el Consejo de Estado le dará el voto de confianza al progresista para continuar al frente de las tareas de la capital, esto, mientras se resuelve la demanda que él interpuso el pasado 2 de abril, en la cual solicita que se anule el fallo de la Procuraduría y que se le otorguen medidas cuatelares.

El 10 de abril fue aceptada la demanda y tiempo después Petro pudo retornar a sus actividades. Explica Leonardo Acevedo, constitucionalista del Politécnico Grancolombiano que en caso de que la decisión no favoreciera al político de izquierda, tendría que esperar la decisión final de su demanda, pero para retornar al cargo, los recursos serían limitados.

“Creería que su último recurso en caso de que el fallo de la Procuraduría quedara en firme, sería una tutela en la que se solicite que sea la Sala Plena del Consejo de Estado, quien vuelva a evaluar la decisión de la Sección Segunda”.

Para Pablo Bustos, presidente de la Red de Veedurías, una nueva salida de Petro sería muy grave, ya que obligaría a revisar el modelo de ciudad, incluyendo proyectos como el POT, la construcción del metro, la unificación de Transmilenio, la política educativa y la de salud.

“Hasta el momento no se ha podido ejecutar la mayor parte del presupuesto de la ciudad y esto, se debe en parte, a la inestabilidad jurídica en la que hemos estado últimamente”.

¿Cómo está la ejecución del presupuesto? Dice Mónica Villegas, directora del programa Bogotá Cómo Vamos, que “en 2013, la administración distrital, apenas logró comprometer 87% de los dineros públicos asignados para la capital”. Lo más preocupante, de acuerdo con Villegas, es que los gastos girados, es decir, el pago efectivo de recursos por contratos terminados, llegó a 67%, o sea que la ciudad solo invirtió $7 de cada $10 que había presupuestado gastar el año pasado.

“La baja ejecución de la administración se empezó a ver en 2012 y se acentuó en 2013, impactando de manera negativa la ejecución del Plan de Desarrollo 2012-2016”, aseguró.

Aunque la situación también le preocupa al concejal del Movimiento Mira, Jairo Cardozo, este asegura que los proyectos que han empezado a andar durante la actual administración tendrán que continuar.

“La actividad del distrito tendrá que estar sujeta a lo que se aprobó en el Plan de Desarrollo vigente. Es un acuerdo de ciudad que debe regir hasta 2016. Aunque el eventual sucesor del Alcalde quisiera cambiar los planes, no tendría tiempo suficiente para hacerlo, ya que se tardaría unos seis meses para presentarlo nuevamente”.

La demanda del alcalde
Aunque cuando se radicó el recurso legal el pasado 2 de abril, María Claudia Lasso Rojas, presidenta del Consejo de Estado, aseguró que el trámite podría tardar cerca de un año, Tovar asegura que la diligencia se demoraría dos años más de lo expuesto por Lasso. “Como creo que la decisión que tomará en las próximas horas la Alta Corte mantendrá las medidas cautelares, podría afirmar que el funcionario alcanzará a terminar su periodo de gobierno. Le pongo al fallo de la demanda, unos tres años”. Si alcanza a terminar su periodo en el Palacio de Liévano, Petro habrá pasado la primera prueba, pero la ‘dura’ estará en hacerle el quite a la inhabilidad de 15 años.

Las opiniones

Mónica Villegas
Directora de Bogotá Cómo Vamos

“En 2013, la administración distrital, apenas logró comprometer 87% de los dineros públicos asignados para la capital. Lo más preocupante es que el pago efectivo de recursos por contratos terminados, llegó a 67%, o sea que se invirtió solo $7 de cada $10”.

Luis Frediur Tovar
Abogado constitucionalista de la Universidad Javeriana

“Creo que el Consejo de Estado le dará el voto de confianza a Gustavo Petro para continuar al frente de las tareas de la capital, esto, mientras se resulve la demanda que él interpuso el pasado 2 de abril ante la Alta Corte para anular el fallo de la Procuraduría”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.