Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Natalia Cubillos Murcia

lunes, 14 de julio de 2014

La Supeintendencia le ordenó a Bamboo & Café Ltda. dejar de usar marcas similares a la de la Federación y le prohibió el empleo de la expresión Juvenal Valdez en todo tipo de publicidad, papelería y demás elementos aplicados al desarrollo de su actividad, como confirmó en su comunicado de prensa. 

Para Juan Carlos Martínez, docente de propiedad intelectual de la Universidad de la Sabana, es clave recordar que esta decisión se basó en que “la marca Juan Valdez se declaró como un signo notorio en un acto administrativo hace 6 u 8 meses”. 

¿Qué implica un signo notorio? Que ha logrado posicionarse en el mercado de manera tal que el consumidor la puede reconocer y esa reputación es significativa y se asocia directamente con publicidad, calidad del producto y por lo tanto “ese carácter de notorio tiene una protección especial”.

Además, la Superintendencia en estos casos, asegura el experto, reconoce el esfuerzo del empresario por lograr un reconocimiento de su marca, lo que implica que sin importar si se asocia el nombre a una misma clase de Nisa, se reconoce por encima de quien desea registrar una marca similar.

En su momento, María José Lamus Becerra, directora de Signos Distintivos de la SIC,  indicó que “el signo Juan Valdez es conocido nacionalmente, excelentemente posicionado, de trayectoria, prestigio y buena reputación. Se trata de una marca con una altísima capacidad distintiva (…)”. 

 Además señaló que  es un intangible preciado para el titular “que promueve, protege y proyecta constantemente”, por lo cual debe ser defendido ante intentos de imitación. 

Lo más grave de este registro, es que aunque la expresión no es exactamente la misma en la primera parte, pues Juvenal  y Juan comparten solo el ‘Ju’, el Valdez es exactamente el mismo. “Esto implica que el consumidor puede llegar a confundirse y asociar las dos marcas a la misma empresa”, afirmó Martínez. De esta manera la Superindustria analizó unas diferencias que no son sustanciales y entonces protege la integridad de la marca Juan Valdez como un elemento fundamental del mercado y a su vez a los derechos del consumidor. 

Usualmente, las personas son incautas y pueden consumir un producto que no es el que esperan, sostuvo el docente de la Universidad de la Sabana. 

Juan Valdez en cifras
Aunque es indiscutible el reconocimiento o ‘top of mind’ que tiene la marca Juan Valdez, su prestigio se puede también contar en cifras. El último informe de la compañía demuestra que sus utilidades  crecieron 23% , llegando a $1.033 millones en el primer trimestre de 2014. Esta buena gestión se enmarca también en los ingresos obtenidos, que llegaron a  $38.871 millones, 20% más que los $32.418 millones del mismo periodo del año pasado. 

Al cierre del primer trimestre del presente año, Juan Valdez tenía 270 tiendas en el mundo, de las cuales 191 están en Colombia y 79 distribuidas en 12 países más. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.