Christian Cadena Flechas Martes, 14 de febrero de 2012

El escándalo alrededor de las posibles contraindicaciones de los implantes pip, empezó con la alerta emitida por la autoridad sanitaria francesa el 29 de marzo de 2010. En esta advertía que el relleno de gel de silicona de los implantes del fabricante francés no correspondía a los estándares de calidad que se esperan del producto.

Las consecuencias de esta falla no se hicieron esperar. Para febrero de 2012, la agencia francesa ha reportado 1.379 casos de rupturas de implantes que fueron insertados dentro de los cinco años anteriores a que se presentara la falla. Sin embargo, tan sólo el 16% de los implantes pip se vendieron en Francia, lo que implica que la gran mayoría se han implantado en mujeres alrededor del mundo.

En Colombia, la situación ha sido manejada por el Ministerio de Salud y Protección Social, que desde enero ha reiterado que no existe una recomendación generalizada de retirar los implantes. Esta determinación ha sido tomada a pesar de la cancelación del registro sanitario del producto realizada en octubre de 2010 por el Invima y las recomendaciones contrarias de los gobiernos de Francia y Alemania. Así mismo, el Gobierno colombiano ha establecido que cubrirá los gastos del retiro de las prótesis en casos de ruptura, o con el aval del médico, cuando hayan sido implantadas con fines estéticos. Esto significa que las mujeres que no tengan prótesis mamarias como parte de un tratamiento reconstructivo, se verían en la obligación de cubrir los costos del reemplazo de las mismas.

La recomendación generalizada de los especialistas alrededor del mundo a las mujeres que se han realizado este tipo de intervenciones estéticas y no conocen el fabricante de sus prótesis, es buscar a su médico y preguntarle esta información. De acuerdo con las normas que regulan el uso de dispositivos médicos en Colombia, categoría legal en donde encajan los implantes mamarios, todas las entidades prestadoras de servicios de salud deben llevar un registro con estos datos. Este registro debe estar guardado dentro de la historia clínica del paciente y siempre debe poder ser accedido por éste.

Después de que se tenga conocimiento exacto de que las prótesis son pip, las pacientes deben realizarse los exámenes médicos pertinentes para que el médico pueda determinar si existe ruptura en alguna de las prótesis. De existir ruptura, el Ministerio de Salud y Protección Social ha recomendado que la mujer se extraiga inmediatamente el implante por medio de los servicios de urgencia. Sin embargo, si no existe ruptura, se ha recomendado que se sigan realizando exámenes médicos cada seis meses. Esta determinación ha sembrado incertidumbre en las mujeres que tienen implantes pip que no presentan ruptura, pues en muchos casos no quieren correr con el riesgo de seguir teniéndolos y esperar hasta que tengan que ser retirados de urgencia.

El incumplimiento de las condiciones en que fue otorgado el registro sanitario es una realidad. La inobservancia del fabricante frente a los estándares de calidad y la mayor probabilidad de irritación a la piel de los implantes pip, también lo son. Es por esto que las mujeres que tienen estos implantes deben tener en cuentas estos defectos sustanciales del producto antes de tomar la decisión libre y voluntaria de retirarlos.

Esto por esto, que a pesar de lo expresado, se tiene que reconocer que las mujeres tienen la posibilidad de defenderse de la situación a la que se han visto expuestas, por medio de acciones legales en contra de sus médicos cirujanos.

Antecedentes
La incertidumbre que padecen las mujeres víctimas de esta situación, junto con el desconocimiento de las acciones que deben tomar, ha impulsado la creación de un proyecto legal que busca ayudarles. En www.implantespip.com.co, y en Facebook (Afectadas por Implantes PIP en Colombia) y Twitter (@ImplantesPIPCol), las afectadas pueden dar sus datos.

Christian Cadena Flechas-
Lozano Blanco & Asociados