Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co Martes, 2 de diciembre de 2014

La empresa Inversiones Karibana S.A., que se dedica a la construcción de edificaciones para uso residencial, realizó la solicitud hace más de dos años; sin embargo, hasta ahora y después de una impugnación por parte de Rescafe se generó el resultado de la adjudicación de la marca por 10 años, es decir hasta el 19 de noviembre de 2024.

El equipo jurídico de la compañía sostuvo que este largo proceso ha implicado que hoy no se sepa a ciencia cierta cuales serán las proyecciones y la viabilidad para la utilización de la marca.

Según la entidad reguladora el signo solicitado para registro posee elementos gráficos que establecen una clara diferencia con el de Restcafe. Además no se presenta similitud fonética más allá de las últimas tres letras de la marca, que en su primera palabra tiene seis y se incluyen otras dos como lo son ‘By Karibana’.

La SIC no estableció una similitud conceptual ya que el significado de la palabra Maroma no evoca ni tiene algo que ver con el signo de fantasía OMA.

La mayor inconformidad que tenía la marca de café es que Maroma tenía entre sus servicios cafetería y restaurante, “y es esta precisamente la actividad comercial identificada con la marca OMA y reconocida por los consumidores”. Por lo que suponían que cualquier consumidor de café al ver en el mercado la marca Maroma se confundiría y concluiría que las dos tienen el mismo origen empresarial.

Para el abogado de la firma Q&D Abogados, Javier Delgadillo, la resolución es acertada ya que “el principal criterio para determinar si hay confusión entre dos marcas es su concepto y como en este asunto las expresiones en conflicto proyectaban ideas muy diferentes para el consumidor, la marca solicitada pudo ser registrada. Además, las diferencias gráficas entre ellas desdibujan aún más cualquier posible confusión para el público”.

De esta manera el pleito fue resuelto de manera positiva para Karibana y fue entregada por la resolución proferida por el superintendente delegado para la propiedad industrial José Luís Londoño Fernández.

De esta manera la marca Maroma puede ser utilizada para identificar servicios de bar, bares de comidas rápidas (snack bars), servicios de bebidas y comidas preparadas, cafés, restaurantes, cafeterías, servicio de restaurantes, servicios de hotelería, restaurante de autoservicio comprendidos en la clase 43 de la clasificación internacional Niza.

Esta vez a diferencia del anterior pleito que tuvo la marca OMA con la empresa que intentaba registrar la marca de Café Soma, la entidad reguladora no encontró un elemento nominativo que generara confusión para la empresa bogotana de café, quien ya ha ganado otros pleitos protegiendo su signo notorio frente a actos de reproducción, imitación, traducción o transcripción total o parcial.

Antecedentes
En 1970 nació OMA, en la calle 82 con carrera 15, como la primera tienda de café gourmet en Bogotá. En sus inicios tuvo una buena acogida por los habitantes del sector quienes acudían masivamente, hoy en día tiene más de 200 tiendas y están expandiéndose en América Latina.

El año pasado las ventas de la marca de propiedad de Restcafe fueron cercanas a los $91.000 millones y su liderazgo en el sector la ubicó en 2013 como la sexta cadena de comidas rápidas y la segunda de cafés en el país después de la marca Juan Valdez.