Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 22 de noviembre de 2016

Como era previsible no hubo consenso entre las partes acerca de la inclusión de cambios de fondo en el nuevo Acuerdo de Paz negociado con las Farc durante las últimas semanas y anunciado al país el pasado 12 de noviembre. 

Por un lado, los voceros del No expidieron un comunicado en el que señalan al menos once puntos, en los que -según su concepto- no se aplicaron los cambios exigidos por su parte, sino se mantuvo el espíritu original del Acuerdo de Cartagena. Solicitaron seguir revisando el documento de paz y, como novedad, se ofrecieron a hablar directamente con los negociadores de la guerrilla, "aprovechando su presencia en Bogotá". 

Los negociadores del Gobierno publicaron otro comunicado, según el cual sí se hicieron esos cambios de fondo en el primer Acuerdo de Paz y en el que afirman que la gente del No tardó más de una semana en atender a la reunión y que es urgente empezar a implementar el convenio logrado con las Farc, ante la inminencia de riesgos para el cese al fuego. 

Se trata, en el fondo, de asuntos de interpretación, pues en los comunicados hay temas en común, que en una óptica sufrieron cambios sensibles y, en otra, no fueron modificados. Otros sectores del país, mientras tanto, han entregado análisis diversos en los últimos días, que también muestran esa diferencia de interpretación. 

En medio de la confusión, el secretariado de las Farc permanece en algún punto de Bogotá, a la espera de que el Gobierno anuncie el sitio y la hora en que sería firmado oficialmente el nuevo acuerdo. Luego de ese acto, el texto sería llevado al Congreso, para que en el Legislativo se realice su refrendación y se inicie el proceso de implementación. 

El jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana, emitió, por su parte, esta madrugada un comunicado en el que informó sobre la falta de consenso con los voceros del No, respecto de las modificaciones al Acuerdo de Paz, pero en el que insiste en que sí se hicieron en ese documento los ajustes exigidos, en comparación con el primer acuerdo, que fue firmado en Cartagena. 

De la Calle narra el trabajo hecho en ese sentido durante las últimas semanas e invoca a los colombianos como testigos del esfuerzo realizado para conseguir un mejor acuerdo de paz. 

Enumera los cambios efectuados y asegura que es necesario implementar lo más pronto posible el nuevo acuerdo, para acabar con la incertidumbre en que vive el país. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.