Colprensa Viernes, 30 de agosto de 2013

Cambio Radical parece no atravesar su mejor momento en Norte de Santander, pese al protagonismo alcanzado en las elecciones locales y regionales de 2011.

Tan solo unos días después de que el Consejo de Estado dejara en firme la pérdida de investidura del concejal de Cúcuta Eduardo Antonio Rodríguez Silva, el miércoles, el alto tribunal decretó la muerte política de un segundo integrante de esa colectividad: el concejal Víctor Jesús Daza Rodríguez.

Al igual que en el caso de Rodríguez Silva, el Consejo de Estado decidió confirmar la sentencia de primera instancia proferida hace un año por el Tribunal Administrativo de Norte de Santander, en contra del joven político, por haber incurrido en una inhabilidad al momento de su elección.

Lo anterior por cuanto el munícipe habría firmado dos contratos con el Instituto Departamental de Salud dentro del año anterior a su elección (2011), incurriendo así en una violación al régimen de inhabilidades e incompatibilidades.

Según la demandante, Sandra Fajardo Hernández -la misma que impulsó la muerte política de Eduardo Antonio Rodríguez-, Víctor Jesús Daza celebró un primer contrato de prestación de servicios el 17 de enero de 2011, por un término de dos meses y catorce días.

Dicho convenio se habría celebrado en interés propio por cuanto el mismo Daza Rodríguez, actuó como contratista. El segundo contrato que terminó por enredar la carrera política del concejal se firmó el 12 de abril de 2011 y su duración era de 8 meses y 18 días, pero finalmente se canceló por mutuo acuerdo con el Instituto.