Foto por: Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Alejandro Valencia jueves, 18 de octubre de 2018

"Tenemos hoy más que nunca, como país, rechazar cualquier expresión de violencia", indicó el presidente de la República Iván Duque

En el marco de los 20 años de la masacre en el corregimiento de Machuca, Segovia, donde 84 personas murieron por causa de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) explotara el Oleoducto Central de Colombia en la mañana del 18 de octubre de 1998, el presidente de la República, Iván Duque, sostuvo unas palabras en el lugar en conmemoración de las víctimas del atentado.

En primer lugar, el mandatario mostró sus condolencias por los actos terroristas cometidos por la guerrilla del ELN, luego, a modo de reflexión, expresó que "Colombia necesita la construcción de la paz. La paz tiene que se construida por todos y para todos, pero se tiene que basar en seguridad y justicia, en el concepto del imperio y del respeto a la ley, y al mismo tiempo, en desarrollo y en equidad. No hay ninguna ideología, no hay ninguna causa que justifique un asesinato, un secuestro, una extorsión, la voladura de la infraestructura".

Luego, el Jefe de Estado manifestó que ahora, más que nunca, se debe rechazar cualquier expresión de violencia y que está no puede ser el vehículo de ningún actor para hablar de justicia social, refiriéndose a los que "sembraron terror en estar tierra de Machuca", es decir, el ELN. Esto constituye un mensaje para la guerrilla que, actualmente, no ha cumplido las exigencias del Gobierno para iniciar un proceso de paz definitivo.

"Si queremos construir un país de justicia social, lo primero que tenemos es que hacer dejar el camino de la violencia, dejar el camino del crimen, dejar el camino de las armas. Este Gobierno quiere encontrar un camino para la desmovilización, el desarme y la reinserción de la organización que causó esta tragedia, pero tiene que ser sobre los principio de verdad, de justicia, de reparación de las víctimas y de no repetición", explicó el presidente Duque.

Para efecto de lo anterior, el ELN tienen que basarse en dos principios centrales: la liberación de todos los secuestrados y ponerle fin a todos los actos de violencia. "Yo no concibo una sociedad donde los niños tengan que caminar amedrentados porque sienten que hay personas armadas que los pueden reclutar para alguna organización", puntualizó el mandatario.

Como mecanismo de reparación, Duque anunció que va a entregar $3.000 millones a través del Departamento de Prosperidad Social como reparación individual y otros $3.000 millones como reparación colectiva para la comunidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.