Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co Sábado, 27 de febrero de 2016

Este tipo de investigaciones  médicas y científicas lo han posicionado en el mercado farmacéutico, algo que para 2015 le significó a la compañía ingresos de US$48.900 millones, según indica el reporte financiero de la empresa en el cuarto trimestre del año pasado.

En Colombia, Pfizer tiene una fuerte presencia, pero esto no bastó para que la Superintendencia de Industria y Comercio diera el aval a la marca mixta Ibrance, que la compañía solicitó para distinguir “preparaciones farmacéuticas para el tratamiento del cáncer”, contenidas en la clase 5 de la Clasificación Internacional de Niza.

En un estudio de registrabilidad, la Dirección de Signos Distintivos dio cuenta de la existencia de la marca Bransec y evidenció las similitudes entre el signo solicitado y registrado. 

Según la resolución que expidió la entidad, existen semejanzas ortográficas y fonéticas, ya que las dos comparten cinco letras y suenan igual por la “c” y la “s”.

Además, ambas marcas identifican productos farmacéuticos, lo que implica que estén en la misma categoría, compartan el mismo objeto y finalidad, y por lo tanto, el consumidor pueda incurrir en el error de pensar que son creadas por la misma empresa. 

Por todo esto, la Dirección determinó que se debía negar el signo.

El apoderado, Juan Pablo Concha insistió con la solicitud  y mediante una apelación dijo que su marca era mixta, no nominativa como la que estaba registrada, y por lo tanto, tenía suficientes elementos para que, viéndola en conjunto, se diferenciara.También explicó que las letras que los diferenciaban eran capaces de darle distintividad a la marca. 

A la Delegatura de Propiedad Industrial no le bastaron estos argumentos, pues la semejanza ortográfica era evidente debido a la misma extensión de los signos, la posición de las vocales y consonantes, y a que su sonido es parecido.

Así mismo, se presentaba conexidad competitiva, ya que  Bransec también es de la clase 5 y cubre farmacéuticos para tratar el cáncer, entre otros productos médicos. 

Por lo tanto, la SIC apoyó la instancia anterior y procedió a negar la marca Ibrance. 

Sobre la decisión,  Juan Pablo Concha comentó que “si bien no considera que exista riesgo de confusión, la decisión muestra la rigurosidad de la Superintendencia en la comparación de marcas de productos farmacéuticos”.

La experta en propiedad intelectual, Manuelita Bonilla, compartió la opinión del apoderado. 

“Las marcas enfrentadas son diferentes en su estructura consonántica, se pronuncian distinto y son percibidas visualmente de manera disímil, por lo que no concibo ningún riesgo de confusión para un consumidor racional”, aseguró.

En Colombia
El 3 de marzo de 1953 Pfizer empezó a operar en Colombia. 

Su primera sede en la Avenida Jiménez contó con 20 empleados. Para el 2013, la cantidad de funcionarios había ascendido a 435 personas.

En el 2014 trataban 1.194 pacientes y tenían 160 centros de investigación.

Estos espacios han permanecido y son usados para estudiar 8 áreas de enfermedad.  También se relacionan con 146 grupos de pacientes y están aliados con 13 instituciones académicas y 9 científicas.

La opinión

Juan Pablo Concha
Socio de la firma Baker & Mckenzie

“Si bien no creo que exista riesgo de confusión, pues los productos de la marca solicitada son muy restringidos, la decisión muestra la rigurosidad en la comparación de marcas de productos farmacéuticos”.