Jueves, 24 de mayo de 2012

En la población del Magdalena tiene un perfil laboral que se caracteriza por la precariedad del ingreso y la ocupación, un bajo nivel educativo en la mayoría de los ocupados, un nivel de productividad inferior a la media nacional, además de una tasa inferior de formalidad frente al promedio del país.

Ello refleja en buena medida las deficiencias del sistema de educación y formación para el trabajo, así como de las condiciones de vida, pero a su vez, repercute en la dificultad para alcanzar mayores logros educativos y de calidad de vida, fundamentalmente. En materia de educación, los logros básicos de una sociedad se relacionan con la acumulación de años de educación , así como con la calidad con que se usan los conocimientos aprendidos para efectos de la vida productiva. En años de escolaridad un 71.3% de la población magdalenense cuenta con educación secundaria o de niveles inferiores, un 15.6% no tiene nivel alguno de educación y apenas un 7.8% ha estudiado educación superior (incluyendo postgrado). Así mismo, la población ocupada laboralmente muestra menor promedio de escolaridad en relación con la media nacional y aún, de la región Caribe. Pero a estas cifras se le suma, para agravarla, la incidencia siniestra de la desnutrición que hacen irreversible sus efectos en la pérdida de las capacidades cognitivas. Respecto al avance en las metas del milenio de desnutrición global en menores de cinco años, en diez años entre 1995 y 2005, esta bajó del 14.6% al 10%; sin embargo, está lejos de la meta nacional del 3% hacia el 2015. Y el riesgo es que ese porcentaje suba dado que en los últimos años se incrementó la pobreza, y en particular la pobreza extrema, por cuenta de la ola invernal que ha arrojado un saldo cercano a 300.000 magdalenenses damnificados. Impactando seriamente en la seguridad alimentaria y nutricional pudiendo verse seriamente afectada, incidiendo en los niveles de desnutrición de la población infantil. Estas cifras resultan aún ser más desalentadoras si las concentramos en la ciudad de Santa Marta en el que los cordones de miseria se han multiplicado en los últimos 10 años de forma vertiginosa y con esa misma velocidad se han deteriorado los programa sociales con los cuales se han podido detener sus efectos. Sólo en materia de desnutrición hoy el 23% de los niños menores de 5 años presenta alguna forma de desnutrición y el 75% de la infraestructura escolar está en ruinas. Colegios como el Inem Simón Bolívar con capacidad para atender 7.600 niños a duras penas matricula 2.300 y el Liceo Celedón con capacidad para 2.200 no matricula más de 700, tristes ejemplos del retroceso sufrido en tan solo los últimos 6 años. Salvo que se rompan los esquemas de administración, se derriben los paradigmas en los modelos de transferencia por parte de la nación y se pongan a funcionar nuevos modelos de gerencia para los recursos en los entes territoriales del Magdalena, incluido Santa Marta, no hay dudas que el futuro de los niños será incierto. Así como incierto será el futuro del Magdalena en las manos de estos mismos niños. El mes de los niños bien debiera motivarnos a pensar y discutir esta realidad más allá de gozar la alegría inocente de ellos que hoy, por fortuna, celebran su mes ajenos a ella.Alejandro arias