Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co jueves, 26 de septiembre de 2013

Actualmente hay más mujeres que hombres en las facultades de derecho de las universidades del país, una tendencia que tarde o temprano tenía que hacerse evidente en los bufetes y sus servicios, como lo demuestran los rankings individuales de la última publicación de Chambers y Partners.

Andrés Jaramillo Mejía, editor para Latinoamérica de la guía legal británica, sostiene que en comparación de otros países de la región, Colombia “es un término medio” en cuanto a la presencia femenina en los despachos. “Hay mujeres muy bien posicionadas en seguros, corporativo, bancario y financiero, minería y mercados de capital”.

Chambers destaca a un total de 76 abogadas en las 13 áreas de las asesorías que categoriza por bandas, de uno a cuatro. Además de las mencionadas por Jaramillo, están competencia y antimonopolio, resolución de litigios, energía y recursos naturales, laboral y empleo, proyectos, bienes raíces, impuestos, telecomunicaciones y tecnología.

No obstante, en la que más importancia han adquirido es en propiedad intelectual: suman 15 nombres, la más alta de todas. “De pronto es un área más del gusto de las mujeres y no tanto de los hombres. En patentes, nuestra participación también está aumentando”, opina Margarita Castellanos, socia de Castellanos & Co, quien figura en la banda cuatro del sector en mención y agrega que esta es una línea que se repite en Colombia y el extranjero, al punto que el tema de marcas se ha vuelto “casi 50-50” entre ambos sexos.

Equilibrar los tiempos
En el ranking de Chambers, que haya más hombres refleja que el sistema legal resulta todavía más cómodo para la forma de vida masculina. “En los primeros tres o cuatro años de vida en una firma de abogados asociados juniors, hay más mujeres. Pero cuando la pirámide sube, las mujeres van saliendo y van quedando hombres en cargos directivos. Esto es un fenómeno mundial”, explica Jaramillo.

Un ejemplo “súper avanzado” en materia de importancia de abogadas es Brasil, donde coexisten firmas de primer nivel y en las que hay más juristas de banda uno, socias y asociadas.

TozziniFreire, según Chambers, es uno de esos casos modelo de cómo la mujer se ha integrado a la vida corporativa de la firma, porque se le han dado todas las condiciones para sobrellevar la vida laboral con la personal, su principal inconveniente de para resaltar en el mercado. Por el contrario, en Chile son pocas las que logran liderar oficinas, debido a que la mayoría se retiran de la carrera a la mitad de su vida profesional, cuando deciden tener hijos.

El reto de Colombia pasó entonces de abrir espacios para ambos sexos, a equilibrar los tiempos. Por eso, en opinión de Jaramillo, el mercado nacional de las asesorías está en un nivel intermedio. “Con la excepción de Cárdenas & Cárdenas, en el país no se han dado cuenta de que la mujer puede estar mucho más capacitada para un cargo de esos, puede hacerlo más compatible con sus labores familiares y demás. Además, está comprobado que ellas son mejores administradoras”.

Alessia Abello, de Posse Herrera Ruiz y quien elaboró la introducción del capítulo Colombia en la última edición de Chambers, afirma que es “muy clara” la tendencia de que hay menos mujeres a mayor nivel jerárquico dentro de los bufetes. Y coincide en que el factor personales incide más que las firmas y sus modos de trabajo. “Es una labor bastante demandante, por lo mismo compaginar una vida personal y familiar con la labor, puede ser difícil, pero no imposible”.

Una solución para el país podría ser las medidas practicadas por los despachos de Inglaterra y Estados Unidos, donde luego de un estudio concluyeron que los hombres también merecen y necesitan tiempo para dedicarse a su familia.

“Siempre se asocia a que la mujer puede ir a la oficina, pero debe tener flexibilidad de horario para terminar temprano, irse a la casa, recibir a los niños. Con ese modelo estamos convirtiéndolas en que sólo pueden estar entre la casa y la oficina, y no tienen vida más allá de eso”, puntualiza el editor de la guía legal británica.

Las opiniones

Margarita Castellanos
Socia de Castellanos & Co.

“Antes el mercado era más cerrado para las mujeres. Sobre todo en la dirección de las firmas. Los directores eran siempre hombres. Ahora hay más participación en posiciones de dirección. Sí ha cambiado”.

Andrés Jaramillo Mejía
Editor de Chambers and Partners latin america
“En Colombia se debe buscar la forma de despatriarcar los mercados legales porque tradicionalmente el puesto del abogado ha sido un privilegio más reservado para el hombre”.

Mariana Posse
Socia de Posse Herera Ruiz

“El porcentaje de mujeres estudiando en las facultades de derecho es mayor. Esto necesariamente debe verse reflejado en el cambio que se ha dado en el país, donde antes los espacios eran más cerrados”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.