Colprensa Martes, 2 de diciembre de 2014

“La explicación se la debe al país y al Ejército Nacional, las razones por las cuales dice “encontrar insolidaridad en la institucionalidad (…) Lo voy a convocar para indagar sobre dichos aspectos, para oírlo, hay que oírlo antes de ‘masacrarlo’, antes de generar una responsabilidad, porque hay un mar de interrogantes que se deben absolver”, aseguró Ordóñez. 

El jefe del Ministerio Público consideró que este hecho no puede confundir a la sociedad colombiana, reiterando que el secuestro y posterior liberación del general Alzate, un suboficial del Ejército y una abogada civil, no pueden entenderse como actos de paz de las Farc. 

“No podemos convertir este secuestro y esta liberación en un gesto de paz de las Farc. Es todo lo contrario, una manifiesta prueba de la estrategia de política de guerra. El escepticismo de la sociedad colombiana está alentado por la reiteración de secuestros, de los actos criminales contra la sociedad civil, por la reiteración del reclutamiento de niños, del desplazamiento, de los actos terroristas, por no entregar a los secuestrados civiles”.

El Procurador  advirtió nuevamente sobre los riesgos que episodios de este tipo conduzcan a un cese al fuego bilateral.