Colprensa Viernes, 26 de septiembre de 2014

La Procuraduría General de la Nación, en cabeza de Alejandro Ordóñez abrió investigación preliminar por las denuncias de presunta exigencia de la Secretaria de Movilidad de Bogotá de una cuota mínima de comparendos de tránsito.

Se trata de un escándalo conocido hace pocas semanas a partir de audios que indicarían que en la Secretaría de Movilidad se estaban exigiendo a la Policía realizar un mínimo de 4.400 comparendos diarios bajo la amenaza de afectar a la dirección de Tránsito y Transporte de la entidad pública.

La Procuraduría busca establecer si es cierto que al comandante Operativo de la Policía de Tránsito de Bogotá, Mayor Gilberto Pulido, se le presionó con amenazas de la expedición de un decreto que sustituiría dicho cuerpo policial en la capital del país.

El procurador segundo delegado Oscar Rodríguez solicitó a la Inspección General de la Policía Nacional copia del audio de la reunión sostenida el pasado 24 de julio de 2014 entre agentes de tránsito y el Mayor Gilberto Pulido, “donde se afirma que por orden de la Secretaría de Movilidad de Bogotá, deben realizar un número mínimo de comparendos al día”. Igualmente, se ordenó realizar una visita al Despacho de la Secretaria de Movilidad y en este momento no se descarta que llame a versión libre a alguno de los dos funcionarios implicados en el escándalo.

Otras investigaciones
Por posibles irregularidades en el contrato para la construcción de la escuela Silvestre Dangond, la Procuraduría General de la Nación formuló pliego de cargos a Roger Mario Romero Pinto, secretario de Apoyo a la Gestión de la Guajira, encargado de las funciones de gobernador para la época de los hechos. Se trata del contrato para la “construcción de la primera etapa de la nueva sede de la institución educativa Silvestre Dangond del municipio de Villanueva (La Guajira), el cual se habría suscrito sin advertir que en él se involucraron actividades de dotación.