Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Martes, 15 de mayo de 2018

La Procuraduría trata de establecer si la Administración de Romero adjudicó el contrato sin estudiar otras propuestas ni verificar si la Organización de Licores reunía los requisitos para realizar la distribución.

La Procuraduría General de la Nación abrió investigación disciplinaria al gobernador de Nariño, Camilo Ernesto Romero Galeano, y a dos de sus funcionarios, por presuntas irregularidades en la adjudicación de un contrato para la venta de 80.000 cajas de aguardiente Nariño, por valor de 18.000 millones de pesos.

El Ministerio Público tiene bajo la lupa el contrato suscrito el 25 de agosto de 2016, entre la Gobernación y la Organización de Licores de Nariño, cuya promulgación, estudio y aprobación habría tenido irregularidades.

La Procuraduría trata de establecer si la Administración de Romero adjudicó el contrato sin estudiar otras propuestas ni verificar si la Organización de Licores reunía los requisitos para realizar la distribución.

Al proceso también fue vinculado Mario Fernando Benavides, gobernador encargado que firmó el contrato, así como Adriana Milena Amaya, subsecretaria de Rentas del departamento.

Por estos mismos hechos se adelanta un proceso judicial contra Romero en el Tribunal Superior de Bogotá, en donde se le imputaron cargos por presunta falsedad ideológica en documento público, peculado por apropiación en favor de terceros, interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales y revelación de secreto. Dichos cargos no fueron aceptados ni por el gobernador ni por los  funcionarios imputados.