Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co viernes, 29 de enero de 2016

Esto, habría significado que  el proyecto creciera más de lo estipulado al inicio, junto con el presupuesto y los contratos. 

En un principio (6 de noviembre de 2007), Reficar suscribió un contrato EPC (ingeniería, abastecimiento y construcción) con CB&I Américas Limited, filial de CB&I; bajo la modalidad de precio suma “Llave en mano”, según muestra el informe de la Contraloría General de la República.

Sin embargo, dos años y medio después, 15 de junio de 2010,y tras fuertes negociaciones, Reficar optó por cambiar la forma de contratación y pago del contrato EPC por uno de costos reembolsables con CB&I UK Limited en modalidad “off shore” y con CB&I Colombia S.A en modalidad “on shore”, en los cuales se pactó una remuneración fija y otra variable basadas en bonificaciones de acuerdo a las condiciones estipuladas contractualmente, conforme con el informe del ministerio público revisado por el delegado de Minas y Energía, Ricardo Rodríguez Yee.

Para el abogado especialista en Derecho Procesal y Probatorio de la Universidad Libre de Colombia, Eduardo Vásquez, el contrato EPC era el más apto, por adecuarse mejor a los requerimientos de la magnitud de la obra y a las innumerables contingencias que eventualmente se presentarían.

“En este tipo de contrato los montos a invertir y el nivel de desarrollo de la obra eran conocidos desde el principio lo que minimizaba los riesgos de incremento presupuestal o temporal”, detalló Vásquez.

Explicó que el reajuste en la forma de contratación fue una decisión anti técnica que implicó liberar el presupuesto buscando poder reajustar el contrato permanentemente, “en la modalidad de costos reembolsables, las filiales de CB&I, en este caso, podían pedir más presupuesto según las contingencias del proyecto, claro está, con el consentimiento del Comité. “Con esta modalidad  no se violaba ningún contrato o estipulación contractual inicial, como la que tenía el EPC”, enfatizó el abogado de la Universidad Libre.

Así mismo, una fuente cercana al proceso expresó que el Comité, es decir, las Juntas Directivas de Ecopetrol y Reficar eran los que aprobaban más obras y presupuesto. Por eso; es válido preguntar ¿por qué se les creció el proyecto más de lo esperado?

Fiscalía investiga a Reficar
Las repercusiones penales no se hicieron esperar. Tras las irregularidades establecidas por la Contraloría en el proyecto de ampliación y modernización de la refinería; la Unidad Anticorrupción de la Fiscalía General de la Nación comenzó una indagación, por medio de la cual, investigará los hechos por el delito de peculado por apropiación, según reseñó Colprensa. 

Por tal razón, el ente acusador le pidió al órgano de control fiscal documentos que soporten los hechos referenciados en el estudio de los sobrecostos del proyecto.

En adición, la Fiscalía le solicitará información a CB&I sobre las razones del incremento de la obra; y busca determinar si la firma llevó dinero de la mega-obra a paraísos fiscales

La opinión

Eduardo Vásquez
Abogado especialista en derecho procesal y probatorio

“El reajuste en la forma de contratación fue una decisión anti técnica que implicó liberar el presupuesto buscando poder reajustar el contrato permanentemente en busca de más presupuesto”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.