Lunes, 6 de agosto de 2012

Las fiestas del Mar deben ser incluyentes . . . Las Fiestas del Mar deben dejar inversión social . . Las Fiesta del Mar deben generar industria cultural . . . La Fiestas del Mar deben dejar de ser sin mayor significado . . . Las Fiestas del Mar deben dejar de generar riquezas para unos pocos . . . Estas Festividades deben ser entorno al mar que no sean unas fiestas representativas de unos pocos de la ciudad que salen a tomar cocteles . . . En Santa Marta tenemos las mayores y más hermosas playas del país, mejor biodiversidad, la mayor diversidad Sierra Nevada y el Parque Tayrona.

De las respuesta del Alcalde finalmente me resultan más dudas sobre el reciente pasado de las Fiestas del Mar y sobre su futuro, tan solo porque me desconcierta el presente. Me explico: En dicha entrevista la destacada periodista Inés María Zabaraím hizo presente y con gran asombro, para mí, defendió las tesis del Alcalde. Y digo con gran asombro porque la destacada periodista y su esposo, Jorge Alfredo Vargas, fueron grandes impulsadores y apoyadores de la ahora definida fiesta elitista y excluyente. Para ello basta revisar los comunicados de prensa del Canal de Tv para el que han trabajado. Cuando muchos criticábamos el lamentable estado de la ciudad y el progresivo deterioro de sus playas, sólo para citar un ejemplo, estos dos destacados personajes avivaban las hoy criticadas y excluyentes fiestas.

Carlos Vives, para mí el samario más importante de la ciudad en materia cultural, también salió a defender las tesis del Alcalde. Pero fue Carlos Vives el principal protagonista de las fiestas representativas de unos pocos de la ciudad que salen a tomar cocteles; especialmente cuando el artista central, en el 2011, de las Fiestas del Mar fue este icono musical en el más exclusivo y elitista de los escenarios de la ciudad: La Marina Internacional. Qué conveniente les resulta ahora decir a estos importantes protagonistas que las Fiestas del Mar de ayer eran elitistas cuando los primeros en protagonizarlas e impulsarlas fueron ellos mismos. Claro que el Alcalde, a lo largo de su disertación, tampoco habló de temas claves para la ciudad. No dijo, por ejemplo, que las Fiestas se aplazaban porque ocho de sus más hermosas playas están tan contaminadas que si una reina hace una prueba náutica no sólo puede perderla por no saber nadar sino que además también podría salir de cualquiera de estas ocho playas premiada con una meningitis pues es tal el grado de contaminación por fecales que las mismas debieran permanecer cerradas como garantía de salud y seguridad para los bañistas de acá y de cualquier lugar del país. Tampoco dijo que la Sierra Nevada de Santa Marta, en lo que toca a la ciudad que él rige, no resulta ni turística ni vivible. Por ejemplo no tiene vías, no tiene escuelas, no tiene colegios, no tiene puesto de salud, el 83% de los campesinos cafeteros están empobrecidos por la roya, las bandas criminales y la guerrillas patrullan fusil en mano y la extorsión no ha dejado de hacer las suyas. El Alcalde guardó silencio, también, sobre su inoperancia frente a las más de 37 decisiones administrativas en firmes proferidas por la Dirección Territorial de Parques Nacionales Naturales que lo conminan a hacer efectivas, mediante acciones policivas, las demoliciones de casi 3 docenas de invasores del Parque Tayrona. Sí, el Alcalde tiene engavetadas estas medidas en un verdadero acto de impunidad frente a la recuperación del Parque Tayrona, el mismo que quiere sea atractivo de las Fiestas del Mar. No solo pasó de agache, callado, disfrazado frente a esta realidad que hacen que las Fiestas del Mar sean un verdadero remedo.

 

Alejandro Arias

Consultor

alejandroarias@dialnet.net.co