Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Catalina Amarís martes, 12 de junio de 2012

De acuerdo con la normatividad tributaria previa al año gravable 2012, a los contratos de arrendamiento financiero o leasing podía dárseles tratamiento de operativo o de financiero, según fuera su naturaleza y la del contribuyente.

Sin embargo, por disposición expresa del parágrafo 4 del artículo 127-1 del Estatuto Tributario, todos los contratos celebrados a partir del 1º de enero de 2012 debían someterse al tratamiento de leasing financiero.

El artículo 15 de la ley 1527 de 2012 deroga el citado parágrafo, devolviendo al arrendatario la posibilidad de tratar tributariamente sus contratos de leasing como operativos.

Al respecto, debe tenerse presente:
 

  1. ¿Qué son los contratos de leasing o arrendamiento financiero?

Siguiendo la definición del artículo 2 del Decreto 913 de 1993, la operación de arrendamiento financiero es la entrega a título de arrendamiento de bienes cuyo uso y goce será financiado a cambio del pago de cánones que la compañía arrendadora recibirá durante cierto período, pactándose para el arrendatario la facultad de ejercer al final del mismo una opción de compra.

Hasta tanto dicha opción de compra sea ejercida, el derecho de dominio sobre el bien pertenece a la compañía arrendadora.
 

  1. ¿En qué consisten los tratamientos tributarios para este tipo de contratos?

El darle a los contratos de leasing un tratamiento financiero implica que el arrendatario registra contablemente el bien objeto del leasing como un activo, frente a un pasivo por el monto de los cánones a pagar. A medida que dichos cánones van pagándose, va disminuyendo el monto del pasivo, pudiéndose depreciar el activo en los montos permitidos. Únicamente la parte correspondiente al pago de intereses puede ser llevada como un gasto deducible en la declaración de renta del arrendatario.

El tratamiento operativo de los contratos de leasing, por otro lado, implica que el bien arrendado no se registra como un activo dentro del patrimonio del arrendatario, por lo cual no puede tomar la depreciación del bien. Sin embargo, dicho arrendatario podrá tomar como gasto deducible en su declaración de renta la totalidad de los cánones e intereses que se causen durante el año en virtud del contrato de leasing respectivo, cumpliendo con las limitaciones contenidas en el artículo 1 del Decreto 618 de marzo 1 de 2004.  

  1. ¿Cuáles son los efectos de la ley 1527 de 2012?

A los contribuyentes no les estaba permitido, a partir del primero de enero de 2012, someter los contratos de leasing que suscribieran al tratamiento de operativos.

Mediante el artículo 15 de la ley 1527 de 2012 “Por medio de la cual se establece un marco general para la libranza y se dictan otras disposiciones”, se derogó la norma tributaria que consignaba tal prohibición.

En consecuencia, podría interpretarse que los contratos de leasing que se suscriban a partir del primero de enero del 2013 podrán someterse al tratamiento de leasing operativo, siempre y cuando cumplan con los requisitos de ley.

Lo anterior, en concordancia con el artículo 338 de la Constitución Política, según el cual las leyes que regulen tributos de periodo sólo pueden aplicarse a partir del período siguiente al de su vigencia.
 

  1. ¿Cuáles son los requisitos para acceder al tratamiento del leasing operativo?

Como regla general, el tratamiento fiscal de leasing operativo únicamente puede aplicarse a contratos de leasing de inmuebles cuyo plazo sea igual o superior a 60 meses; de maquinaria, equipo, muebles y enseres cuyo plazo sea igual o superior a 36 meses y de vehículos de uso productivo y de equipo de computación cuyo plazo sea igual o superior a 24 meses.

Adicionalmente, el arrendatario que quiera proveer tal tratamiento a los contratos que suscriba deberá haber presentado a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior al gravable, activos totales hasta por 610.000 UVT ($15.889.890.000 para el año 2012).

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.