Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Lunes, 14 de mayo de 2012

Bajo el sugestivo titular de ‘En Santa Marta hay un alcalde rehén’ la revista Semana dejó una vez más la sensación de estar al servicio de los intereses de los alcaldes de turno y no de la verdad, como parece ser sí hace en otros temas y entes territoriales.

Publicación en la que hizo tres precisiones: 1.- Que al Alcalde de Santa Marta lo sorprendió la situación fiscal y contractual del Distrito, 2.- Que el Alcalde es víctima de un complot criminal y 3.- Que ante semejante situación es poco lo que se puede esperar del alcalde Carlos Caicedo. Semana publica una situación fiscal de Santa Marta como si eso fuera algo novedoso, como si hubiere descubierto que el agua moja.

Más vergonzoso aún es que de acuerdo a la divulgado, parece ser que el primer sorprendido fue el actual mandatario, como si se tratara de un escandinavo que jamás ha vivido en la ciudad.

Nunca en la historia de Santa Marta la sociedad civil había estado tan cohesionada para hacerle frente a la corrupción; solo quien les escribe produjo más de 300 investigaciones denunciando las atrocidades y las vagabunderías de un alcalde, como el ex alcalde Juan Pablo Diazgranados, que no sólo negoció la ciudad sino que por sus frutos se sabía ya cómo la iba a dejar. Pero de ni una sola de estas denuncias dio cuenta Semana.

No fue suficiente que se le entregara en las manos la información y las pruebas a algunos de sus periodistas para que reaccionaran y divulgaran. El 20 de enero de 2011 por primera vez la ciudad se hartó de estar sumida en la misma m… y ser objeto de tantos vejámenes como los sufridos en 4 años inmarcesibles de administración Distrital. Ese día cerró la ciudad entera, no hubo medio de comunicación nacional que no informara sobre el suceso que fue totalmente cívico: pero Semana una vez más calló. Pero a más de su silencio, el 31 de enero no ocultó su afán en favorecer al ex alcalde Diazgranados Pinedo (nominado al premio Buitre de Oro) y puso entonces a su disposición sus páginas para desprestigiar a quienes a lo largo de todos estos años hemos denunciado, venciendo el miedo y las amenazas, y publicó su máxima: Lo que dice el Alcalde Juan Pablo Diazgranados.

Sin siquiera contrastar esa información y sabiendo quienes somos, dónde vivimos, nuestros celulares, e-mails, etc. publicó afirmaciones como: Y hay otro ingrediente: el gobernador cree que yo lo mandé a suspender. Está convencido de eso y ha financiado desde la gobernación a Alejandro Arias (un abogado que dirige un programa de opinión), quien tiene un contrato de $300 millones a través de una ONG en la gobernación. Pero también le dije que yo sí tengo cómo demostrar que el gobierno departamental está financiando esas estructuras con contratos en el hospital Troconis, en la gobernación al periodista Cipriano López, al abogado Alejandro Arias en la secretaría de educación y en la Ruta del Sol II. Y son ellos los que están trabajando para desprestigiar al gobierno distrital.

Hoy el ex alcalde Diazgranados Pinedo está denunciado por mí ante la Fiscalía General de la Nación por los delitos de injuria y calumnia.

Pero resulta ahora que lo que constituía un ejercicio de difamación y ataque político, de acuerdo a lo publicado por Semana, resulta ser la noticia y la excusa para un alcalde que en 100 día ha repartido su tiempo en atender su lío criminal en la Fiscalía 105 de DDH y victimizarse con el cuento chimbo que es Trino Luna quien lo persigue cuando es de público conocimiento que las denuncias las lidera la izquierda con ONG de izquierda, por demás efectivas en la persecución de paracos.

Alejandro Arias

periodista

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.