Colprensa Miércoles, 9 de octubre de 2013

El sector privado conformó una coalición que busca hacerle frente al contrabando y participar en el debate del proyecto de ley contra ese delito que cursa en el Congreso.

Se trata de la Coalición Empresarial Contra el Contrabando (Cecc), liderada por la Cámara de Comercio de Bogotá, e integrada también por las agremiaciones Asograsas, Fedearroz, Fenavi, Asocaña, British American Tobacco y Fenalco.

Durante la presentación de la iniciativa el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, aseguró que más allá del fortalecimiento legislativo “falta fortalecer las instituciones”.

Las pérdidas por el fenómeno del contrabando ascienden a US$6.000 millones al año, lo que representa cerca del 10% de las importaciones anuales del país. Se estima que los tipos de productos que más registran este problema, según la Federación Nacional de Agentes Logísticos en Comercio Internacional, son confecciones, con 56,7%; gasolina, 13,3%; licores, 10%; arroz, 9%; calzado, 6,7% y cigarrillos, con 4,3%.

Sobre el proyecto de ley que cursa en el Congreso, al que la Unidad Nacional determinó darle prioridad en la agenda legislativa de este último trimestre del año, Ortega aseguró que es una iniciativa positiva, en tanto “muestra la gravedad de lo que es el contrabando, que es uno de los verbos rectores del lavado de activos; permite generar facultades de inteligencia; vuelve a la Uiaf un activo con capacidad de generar información para la parte operativa y permite sancionar y dar el mensaje de lo despreciable y lo peligrosa que es esta actividad”.

“Pero no es suficiente -agregó- esto requiere que las instituciones seamos capaces de reaccionar y de generar los controles”, dijo.

La presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, Mónica de Greiff, dijo que la Cecc busca principalmente proponer medidas para “lograr una legislación que tenga dientes para manejar un fenómeno tan grave que afecta a los comerciantes”, por lo que extendió la invitación a otras entidades del país para que se sumen a la iniciativa.

La directiva resaltó la importancia de “concienciar a los ciudadanos de que comprar contrabando no vale la pena, porque estamos fortaleciendo estructuras delictivas”. A la par, el director de la Dian dijo que se requiere cambiar una cultura y un comportamiento de muchos agentes.

“Pedir la factura, comprar en sitios lícitos, denunciar, controlar a las instituciones que tienen que gerenciar y gestionar la rendición de cuentas sobre estos asuntos, son acciones que puede emprender una sociedad participativa”, puntualizó Ortega.