Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co martes, 28 de enero de 2014

La cantidad de votos que sumaron hace cuatro años los 19 senadores que abandonaron el domingo la convención conservadora, refleja cuán profunda puede ser la división en el partido. Los denominados ‘disidentes’ representaron más de 1,3 millones de electores azules, es decir, más de la mitad de los 2,2 millones conseguidos para dicha corporación.

“Es la primera vez en la historia política de Colombia que 19 parlamentarios, que actualmente son candidatos, son derrotados en una convención partidista”, asegura la directora de la Misión de Observación Electoral (MOE), Alejandra Barrios Cabrera.

El parlamentario que lideró la salida de la concentración azul fue el barranquillero Roberto Gerlein Echeverría, dueño de 96.282 votantes en los pasados sufragios. Lo hizo ante las rechiflas que sabotearon su discurso en apoyo a la reelección del presidente Juan Manuel Santos.

Luego le siguieron Myriam Alicia Paredes Aguirre (104.204 votos), Hernán Francisco Andrade Serrano (89.158), José Iván Clavijo Contreras (81.858), Efraín José Cepeda Sarabia (80.937), Luis Emilio Sierra Grajales (69.139), Juan Manuel Corzo Román (63.251), Carlos Eduardo Enríquez Maya (59.884), Carlos Emiro Barriga Peñaranda (42.959), Gabriel Ignacio Zapata Correa (44.932) y Arturo Yepes Alzate (42.787), entre otros.

Solo entre los 11 mencionados sumaron al conservatismo 775.395 votantes para el Senado de la República, según el histórico de la Registraduría Nacional. Los restantes votos, son de otros convencionistas que abandonaron el recinto.

¿GANA EL SANTISMO O EL URIBISMO?

A la luz de la maquinaria que poseen los 19 disidentes azules, Barrios considera que el fraccionamiento “es impresionante”. Lo mejor para ella, no obstante, es esperar por la respuesta del Consejo Nacional Electoral (CNE) a la impugnación presentada por el exmagistrado de la Corte Constitucional, Guillermo Reyes González, contra la Convención Conservadora.

El también ex viceministro de Justicia explica que el recurso se fundamenta en la ley estatutaria de partidos políticos, que permite dichas interposiciones contra las decisiones de las máximas autoridades de las colectividades. (Ver recuadro).

Los especialistas consultados coinciden en que la elección de Marta Lucía Ramírez como candidata propia de los azules, no estaba en las cuentas y varía el mapa por la Presidencia de Colombia 2014-2018. Los presupuestos se fijaban en una victoria de los conservadores a favor del segundo periodo de Santos.

“Sin duda que altera el mapa electoral, no estaba en las cuentas”, dice la directora de la MOE. Y agrega que la figura de Ramírez también puede significar fracturas en la Unidad Nacional, el soporte reeleccionista.

Los choques, sin embargo, podrían generar ganancias para los dos bandos que hasta hoy polarizan la carrera electoral.

Para el director del grupo Sociopolítica Analítica de la Universidad de La Sabana, Felipe Cárdenas, la llegada de la exministra de Defensa del primer gobierno de Álvaro Uribe favorece evidentemente al movimiento Centro Democrático, que lidera el expresidente.

“En este juego gana la agenda obstaculizadora de la paz. El Conservador eligió a una persona abiertamente en contra del proceso. En ese sentido, gana el uribismo. A excepción de los 19 senadores disidentes, la estructura formal se identifica con la permanente crítica sin contenidos profundos del expresidente Uribe, sin alternativas reales”, argumenta Cárdenas. Gerlein Echeverría y los otros 18 disidentes quedan entre la espada y la pared: los más un millón de votos que pudieran repetir el 7 de marzo próximo, serían importantes para el santismo en una eventual segunda vuelta.

Más si el CNE legitima la convención y elección de Ramírez, como candidatos azules quedan atados a las determinaciones del directorio Conservador. Y si continuar la rebelión, podrían incurrir en doble militancia.

“Las convenciones deben respetar lo que se decida en estas. Ramírez hizo pública que deben retirarse de la Unidad Nacional. Y eso es lógico: no puedes tener un candidato por tu partido y tener alianzas con otro candidato”, afirma la directora de la MOE.

Las opiniones

Alejandra Barrios

Directora de la Misión de Observación electoral - MOE

“Si el CNE decide que la Convención cumplió con reglas y es legítima, Ramírez pasa a ser la jefe natural del partido. Es un tema bien delicado porque estamos hablando de candidatos al Senado y a la Presidencia”.

Felipe Cárdenas

Dir. del grupo Sociopolítica Analítica - UniSabana

“Ha habido una visión utilitaria del conservatismo. Como le juegan a hacer parte del poder, eso les impide ser autónomos, y esa pérdida de autonomía es la expresión del zafarrancho que se armó en la Convención”. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.