Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mario Chaves Restrepo - mchaves@larepublica.com.co sábado, 13 de abril de 2013

Mediante un fallo, el Consejo de Estado denegó las pretensiones de la demanda con la que la empresa Smithkline Beecham Biologicals S.A. quería que se declararan nulas varias resoluciones de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) que le habían impedido obtener la patente de sus vacunas que servían como un ayudante potencializador de la respuesta inmunogénica.

El problema entre la empresa belga y la SIC comenzó en 2000, cuando la compañía farmacéutica solicitó la patente de sus vacunas, hechas con base en composiciones adyuvantes de saponinas y oligos-nucleotido inmunoestimulantes.

Seis años después, mediante la resolución N° 8446 la SIC negó la patente al considerar que el producto no tenía nivel de inventiva, es decir, que “una persona normalmente versada en la materia, a partir de sus conocimientos y de las enseñanzas de los documentos citados, elaboraría de manera obvia los polimorfos de la presente solicitud. Adicionalmente, en la solicitud en estudio no se presentan ventajas importantes en los polimorfos que superen las reveladas en el estado de la técnica. En otras palabras, con la invención no se logran resultados inesperados”.

Ante eso, la empresa europea presentó un recurso de reposición en el que, según la SIC, la compañía no expresaba claramente cuáles eran las razones de su inconformidad, sino que se limitaba a incluir un nuevo capítulo a las reivindicaciones (un cambio en la petición de la patente), con el que la empresa pretendía dejar sin piso los argumentos de la primera resolución de la SIC. La SIC consideró que ese procedimiento no era el correcto, y por esa razón, emitió una resolución en la que negaba el recurso de reposición, sin decidir de fondo sobre el nuevo material presentado.

Al ver la negativa de la SIC, Smithkline decidió pedir la nulidad de estas resoluciones mediante una demanda ante el Consejo de Estado, en la que la empresa además pretendía que se continuara con el proceso de solicitud de patente.

Dentro del estudio del caso, el concepto prejudicial del Tribunal de Justicia de la CAN señaló que “las modificaciones a la solicitud de patente podrán presentarse en cualquier momento del trámite (...) ”. Ante este concepto, el Consejo de Estado determinó que el cambio del capítulo de las reivindicaciones debió haber sido presentado por Smithkline antes de que saliera la primera resolución de la SIC, porque allí terminó el trámite para la obtención de la patente.

Debido a que no se presentó de esa manera, el tribunal estimó que las modificaciones al capítulo de reivindicaciones presentadas por la empresa belga habían sido hechas de manera extemporánea, lo que permitía a la SIC evitar su estudio de fondo, y rechazar el recurso de reposición por los problemas que había presentado en la tramitación, al no exponer claramente cuáles eran sus inconformidades con la primera resolución.

Así las cosas, el Consejo de Estado falló a favor de la SIC y denegó las pretensiones de Smithkline en su demanda.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.