Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Jonathan Toro - jtoro@larepublica.com.co miércoles, 19 de agosto de 2020

La tutela de la senadora Tamayo eventualmente podría ser revisada por la Sala Laboral de la Corte Suprema en busca de otra decisión

Luego de que Aída Merlano perdiera su curul en el Congreso de la República, la senadora Soledad Tamayo ocupó su lugar en el Congreso; sin embargo la Sala Penal le exigió liberar el puesto pues se debía aplicar la 'silla vacía' y el partido debía asumir las conciencias de las acciones delictivas de Merlano.

La senadora Tamayo presentó una acción de tutela ante la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia con la que buscaba mantener la curul que venía ocupando luego de la condena a la exlegisladora. Tamayo argumentó que la Sala Penal le había violado sus derechos fundamentales al exigirle abandonar su puesto.

Sin embargo, después de revisar el caso, la Sala Civil determinó que el fallo proferido por la Sala Penal no presentaba ninguna irregularidad y dejó en firme esta decisión, negando la acción de tutela la senado Tamayo. “El fallo recriminado no alberga anomalía que imponga 'prima facie' (primer fallo) la salvaguarda suplicada, en tanto que, en lo atinente a la aplicación del instituto político que obliga a dejar vacante definitivamente la curul para la que aspiró la sentenciada Merlano Rebolledo, ello está sustentado en el artículo 134 de la Constitución Política”, señala el fallo de tutela.

Debido a que el cargo que ocupaba Merlano era constitucionalmente irreemplazable la Corte Suprema ordenó al Congreso declarar la silla vacía al partido político ya que no se podrían beneficiar de los votos obtenidos de manera ilegal y con corrupción.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.