Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co jueves, 2 de octubre de 2014

Después de estar detrás de la vigilancia y regulación de la Superintendencia de Puertos y Transporte, Juan Miguel Durán se despide del cargo no sin antes dejar la entidad con una reestructuración en el camino, la potestad de intervención de instituciones de tránsito ineficientes y un sistema de arbitraje que iniciará operaciones al finalizar este año.

Durán asegura que el superintendente que lo reemplace, que podría ser Jaime Jaramillo, el gerente de Expreso Palmira, deberá consolidar estos retos así como establecer sistemas de calificación de servicio para las empresas de transporte y seguir aumentando el recaudo como se ha venido haciendo.

¿Cómo deja la institución?
Hace 4 años, cuando iniciamos la administración, nos enfocamos en cumplir unas metas específicas. El primero, fortalecer a la entidad con las herramientas necesarias para sacar los resultados, fortalecimiento del transporte público y combatir las mafias en el transporte. Descentralizamos la entidad en 8 sedes regionales.

¿Cómo quedó el presupuesto para la próxima administración?
El próximo año el presupuesto se incrementara de $31.000 millones a $75.000 millones. El gran salto será en 2015. ¿Y porqué es tan importante? Porque le da más herramientas a la entidad para sus actividades.

¿Qué proyectos deja en el tintero para la siguiente administración?
Dejamos un proyecto de ley de régimen sancionatorio, ya socializado, para darle herramientas adicionales a la entidad, está en trámite en el Congreso. También iniciamos un proyecto muy importante para el sector y es un Centro de Conciliación y Arbitraje.

¿De qué se trata este Centro?
Es fundamental porque ayuda a resolver los problemas dentro del sector de forma gratuita, de forma eficiente y especializada, y hace que las nuevas concesiones de 4G tengan un espacio de arbitraje para dirimir conflictos sin tener que acudir a arbitrajes internacionales.

Se espera tener expertos en infraestructura, transporte y que tengan confianza en el sector. Es un sector bastante técnico y sobre todo es para que las decisiones no sean tomadas solo en derecho, sino teniendo en cuenta todas las consideraciones.

¿En qué va este proyecto para que se vuelva una realidad?
Ya fue aprobado por el Ministerio de Justicia y estará en una sede en Teusaquillo. Lo único que hace falta es una reunión con los directivos del centro de arbitraje y conciliación que son: la Ministra de Transporte, el Presidente de la ANI, el Director de Invías, de la Aeronáutica Civil, el Superintendente de Transporte y un miembro de alguna Corte para probar los requisitos para que se puedan presentar árbitros .

¿Cuándo empezaría?
Alcanzaría a estar este año.

¿Cómo regular a las entidades de su sector, que muchas veces no muestran buenos resultados?
Logramos obtener una herramienta muy importante. Hace unas semanas lo tiene la entidad y es la posibilidad de intervenir a un organismo de tránsito, si no está cumpliendo con sus funciones. Se podrá sacar a los secretarios de tránsito y poner a otro de forma temporal. Lo que es muy eficiente frente a una irregularidad.

¿Cómo se hace efectivo?
Denuncias específicas que le sirven a la entidad y por visitas de inspección donde se mira cómo están funcionando los organismos de tránsito. Pasa por una investigación que puede terminar con una intervención.

Deja usted a la entidad ad portas de una reestructuración, ¿de qué se trata?
Dejamos listo un proyecto para la reestructuración de la entidad. Está en Presidencia. Después de realizar varios estudios (tecnológicos) se pretende que surja a una entidad frente a la necesidad de un sector.

¿Qué implica?
Cambia todo el organigrama interno de la Superintendencia. Principalmente las delegadas. Habría una encargada de los procesos administrativos en donde se concentrarían todos los procesos sancionatorios, y otras dos delegadas en infraestructura y transporte público, encargadas de vigilancia y control de las empresas. Hoy, cada delegada mira los dos temas y lo que hemos visto es que es mejor centralizarlo.

¿Cómo se hará?
Esa modificación se haría a través de la función pública.

Hablando de otros temas. ¿Cómo se dio la inspección y vigilancia en su periodo?
En estos años se aumentó un 578% las visitas de inspección, 312% la actividad de vigilancia y hubo más comunicación con los vigilados frente a requerimientos.

¿Cuánto se recaudó en materia de sanciones?
En este periodo las sanciones sumaron $247.000 millones y esto es importante porque el promedio de los 4 años anteriores era de $1.100 millones anuales y lo subimos a $62.000 millones por año. Es muy drástico, lo que nos permitió crear un respeto hacia la entidad por parte a los vigilados.

En multas, ¿cómo cerró el periodo?
Hubo un cambio significativo, se incrementó el recaudo en un 674%, se imponen las multas y se hacen efectivas.

¿Qué hallazgos ha habido en materia de transporte de carga?
Hay 29.500 empresas registradas con un objeto principal del transporte de carga, siendo que solo 2.600 son las habilitadas por el Ministerio, lo que indica que hay 27.000 empresas que no están habilitadas por el Ministerio de Transporte.

¿Esos hallazgos en qué concluyeron?
522 investigaciones a empresas por irregularidades en su gestión financiera y contable.

Cancelación de habilitaciones a 90 empresas de transporte de carga y se logró incluir en los certificados de representación que se pusiera de forma visible si las compañías están o no habilitadas.

La opinión

Leonardo Ronderos
Director de Federación Colombiana de Logística

“Conociendo la justicia conciliatoria siento que sería muy importante dar el paso de un centro de arbitraje. El tema de qué alcance va a tener la Superintendencia en los conflictos sobre la infraestructura”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.