Colprensa Miércoles, 9 de mayo de 2012

El martes de las 5:00 de la tarde, la Superintendencia de Salud, al mando de Conrado Gómez, fue sorprendida por la Contraloría General de Nación. Dicha entidad inició la auditoría por presuntos beneficios que estaría dando esta institución a ciertas EPS que han generado detrimentos en otras organizaciones que prestan el servicio de salud.

La inspección duró cerca de 10 horas y contó con la participación de la anterior contralora encargada del caso, Adriana Posso, quien había denunciado demoras de la Fiscalía en tomar decisiones en el caso Saludcoop.

La sorpresiva investigación del ente, que enfatizó en lo relacionado con las actas de intervención a Saludcoop, fue producto de una declaración de Gómez en la que decía que la entidad volvería a manos de los dueños.

Al respecto, el superintendente de Salud manifestó que aún no se ha fijado una fecha de cierre a la intervención que se realiza a Saludcoop, y que la entidad no sería devuelta a sus dueños.

Y agregó que sobre las afirmaciones de Sandra Morelli, 'la Contraloría ha expresado que las intervenciones muy largas implican un riesgo de coadministración, por eso solicité cita para conocer sobre ese riesgo, pero obedece a una mala interpretación el afirmar que la intervención ya tiene una fecha de cierre'.