Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Santiago Rojas Arroyo lunes, 16 de marzo de 2020

Tim Girven, editor para latinoamérica habló de los bufetes locales y los planes que tienen a futuro con este ranking que publica periódicamente

The Legal 500 es una de las principales publicaciones jurídicas a nivel mundial, ya que elabora rankings periódicos de los mejores abogados del mundo. El año pasado, en su conteo, 30 bufetes locales lograron entrar y categorizarse como los mejores en este listado.

Detrás de su publicación en Latinoamérica está su editor Tim Girven, quien desde su llegada al directorio ha supervisado las dos primeras ediciones de la guía, además de haber sido uno de los pioneros en lanzar GC Powerlist Latin America. Asuntos Legales habló con él sobre su visión sobre los abogados del continente.

¿Qué están preparando en The 500 Legal?
En este momento, las investigaciones para la nueva edición de The Legal 500 Latin America están en pleno proceso. Sin embargo, a diferencia de los años anteriores, estamos en el primer año de un proceso de expansión de la guía. A escala regional, esto involucra nuevas áreas, por ejemplo, Compliance and Investigations, tanto como nuevos sectores -llamados “City Focus”- que toman en cuenta centros como Madrid o Miami que tienen un relación particular con la región latinoamericana. A nivel nacional, nuestro estudio sobre Colombia tendrá nuevos sectores este año como el de Life Sciences, Public Law and Capital Markets. Sin embargo, quizás el cambio más relevante sería la cobertura de los mercados ‘secundarios’, principalmente Cali y Medellín con la posibilidad de incluir Barranquilla el año que viene.
Como siempre, la nueva edición de la guía saldrá en septiembre.

A cambiado mucho el panorama de los abogados tras la llegada de nuevas tecnologías, ¿qué opina de esos cambios?
Muchas veces, lo dicho adelanta a la realidad y así es el caso de la llegada de las nuevas tecnologías. Simplemente porque lo hemos reconocido como factor en lo conversado, no significa que ya es un hecho en la realidad. Tampoco hay un antes y un después; la realidad es que la tecnología sigue evolucionando y las firmas están en un proceso continuo de adaptarse a lo mismo. En su esencia, la abogacía es, en gran parte, una profesión de relaciones y la tecnología no va a cambiar este aspecto, es decir, aunque impactará de muchas maneras, las nuevas tecnologías serán herramientas.

Pero ¿las mismas han impactado en la generación de nuevas áreas?
Quizás, no es como va a impactar a los abogados y sus bufetes sino como el mundo digitalizado ha reordenado el mundo legal y sus sectores. Temas como la privacidad de datos y la seguridad cibernética son ‘the tip of the iceberg’ pero la transformación del internet en el eje central de comercio a escala mundial ha reconfigurado el orden natural -o al menos tradicional- de nuestras economías. Ahora para ofrecer servicios bancarios y financieros una firma legal también tiene que conocer de fintech, de IP y de IT, además de todo el conocimiento estrictamente financiero. Quien hubiera pensado que el papel de derechos de autor crecerá tanto, pero todos los sitios del web tiene contenido que tiene que ser protegida, etc.

¿Cómo ve el nuevo panorama de los bufetes en Colombia?
Es demasiado fácil hablar de nuevos panoramas, pero prefiero hablar de tendencias. Colombia ha sido uno de los países de la región más impactados por la llegada de firmas extranjeras pero, como en otros países, ninguno de ellos han logrado ganar un sitio de liderazgo sostenido en el mercado local - no aquí, ni en ninguna de los otras economías más relevantes de la región.
Los grupos de firmas que han dominado los mercados por bastante tiempo han empezado a descomponerse un poco. En el caso colombiano, si hemos estado acostumbrados a la predominancia de Brigard & Urrutia, PrietoCarrizosa, Gómez-Pinzón y Posse Herrera Ruiz. Esto -en mi opinión- ha mutado: la dominancia de Brigard y Urrutia ha crecido de manera indiscutible mientras que Prieto Carrizosa ha buscado internacionalizarse y Gómez-Pinzón se ha reconfigurado como una firma más pequeña con la salida de Eduardo Zuleta y su equipo, un movimiento que ha abierto espacios, con lo que Baker Mckenzie ha sido uno de los primeros beneficiados.

 

LOS CONTRASTES

  • José Luis SuárezManaging Partner de Gómez - Pinzon

    “Es una publicación que hace una investigación seria y juiciosa basada en las transacciones y asesorías en las que participamos, así como en los comentarios de nuestros clientes”.


  • Nicolás TiradoSocio de PPU experto en materias corporativas

    “Aparecer en este ranking es importante para nosotros en la medida en que es un reconocimiento del mercado a un trabajo bien hecho. Trae como beneficio estar destacado en una publicación de referencia”.

 

¿Cómo estamos frente a otros países de América Latina?
Ciertamente uno podría argumentar que, en esto, el mercado colombiano comparte ciertos rasgos con otros países de la región. Los grupos líderes de mercados como el chileno o el mexicano han evolucionado en una manera similar, con la emergencia de unas firmas con un liderazgo claro, mientras que sus competidores inmediatos han perdido un medio-paso. Al fin, los cambios son más visibles en tiempos de dificultad económica. Mientras Colombia tiene muchos retos -económicos, sociales, políticos- el crecimiento del volumen de trabajo relevante y el crecimiento de inversión extranjera.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.