Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Teresita Celis - tcelils@larepublica.com.co miércoles, 3 de julio de 2013

Con sólo cinco días como gobernador encargado de Caldas, Juan Martín Hoyos, desató una verdadera tormenta política en este departamento por cuenta de supuestas presiones que habría ejercido a funcionarios de libre nombramiento y remoción para que renuncien a sus cargos.

Sin embargo, lo que se ha cuestionado en Caldas y levando polvo con las presuntas presiones, es que Hoyos sólo estará en el cargo menos de dos meses, porque el 25 de agosto los caldenses elegirán el gobernador que estará hasta el 2015. Es de recordar que Caldas tendrá votaciones atípicas porque el Consejo de Estado anuló la elección de Guido Echeverri.

De todas formas, Hoyos no puede pedir dimisiones, porque hay elecciones convocadas y por tanto está vigente la ley de garantías electorales que indica que la nómina debe quedar congelada cuatro meses antes de los comicios.

Pero lo que ‘estalló’ la polémica fueron unas grabaciones que hizo públicas el gerente de la Industria Licorera de Caldas (ILC), Miguel Trujillo, a la W Radio y en el recinto de la Asamblea de Caldas, con las cuales denunció que tanto el sindicato de la licorera como el Gobernador encargado, lo habrían presionado para que renuncie al cargo. “El Gobernador (e) se reunió primero con el Sindicato y luego conmigo y empezó a hablar de cosas de Contraloría y Fiscalía y llegó al ámbito personal donde pone en tela de juicio mis actuaciones y yo he sido transparente en los meses que llevo en el cargo. Hay presiones grandes para que salgamos de las funciones quienes estamos en entidades descentralizadas”, dijo.

En un pasaje de la grabación Hoyos le dice a Trujillo que “sé lo que es ensuciar hojas de vida y ese no es el interés mío.. se comienzan a declarar insubsistencias…”. Trujillo respondió que “si quiere no hay ningún problema en que me declare insubsistente”. Hoyos reitera que “no es mi estilo declarar insubsistencias”. “El solo hecho de que presente un material que el Sindicato va a llevar a la Fiscalía con supuestas denuncias en mi contra es una presión. Le reiteré que he sido transparente y que pueden investigar”, dijo Trujillo al indicar que tomaría una decisión (anoche) si se quedaba o no en el cargo porque no se va atornillar a él. Una buena parte de los diputados apoyaron a Trujillo, mientras los sindicatos insisten en que renuncie y lo tildaron de ‘traicionero’. Hoyos dijo que no ha ejercido presiones, no ha pedido renuncias, no ha declarado insubsistencias y no daña hojas de vida. “En la Gobernación encontré una gran cantidad de renuncias aceptadas y de vacantes” agrega, al indicar que la grabación, que considera ilegal, es un acto personal que “precederé a que sea judicializado”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.