Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co lunes, 16 de septiembre de 2013

Desde su casa en Río Negro, Antioquia, el expresidente Álvaro Uribe confirmó su candidatura al Senado de la República por el partido Centro Democrático y afirmó que será en lista cerrada, pero no especificó si él será quien encabece esa plancha. Este hecho ha generado que la opinión se divida acerca de este pronunciamiento.

El expresidente lanza las bases programáticas sobre las cuales su partido político espera alcanzar la participación en el Congreso de la República y entrar en la contienda electoral por la Presidencia de el próximo año.

Al ser una lista cerrada y no de voto preferente, los electores votan por el partido político y no por un candidato específico. Es decir, que quienes den su voto al expresidente Uribe, no solo se lo estarán dando a él como candidato sino a la colectividad y, por lo tanto, todos los candidatos que se postulen por Centro Democrático.

Sin embargo, y una vez terminó de leer el escrito titulado ‘Candidatura al Senado de la República por el Centro Democrático’, el exmandatario no explicó cuál sería su posición en la lista electoral.

Este hecho ha suscitado todo tipo de especulaciones y divisiones entre los analistas y la opinión pública, pues hay sectores que afirman que no es seguro que Uribe encabece la lista y que preferiría recoger los votos para su candidatos sin que llegue al Senado, mientras que otros ven evidente que sea él quien la encabece, porque de lo contrario no conseguiría la cantidad de votantes a su favor que esperan los uribistas.

Beatriz Franco, profesora de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, asegura que no hay una figura que atraiga más votantes que el líder de Centro Democrático. “La cabeza de lista lo que hace es arrastrar, y para eso debe ser una persona conocida. En la lista cerrada se aseguran los primeros puestos, pero ninguno de esos candidatos tienen el carisma de Uribe, por eso se puede afirmar que será él quien encabece su lista”.

En cuanto a las acciones que tendrían que tomar los miembros de partidos políticos de oposición, Franco afirma que en política todo es factible. “El expresidente es un señor de amores y de odios, pero la mayoría de los partidos no se va a aliar por eso, sino que va a buscar ‘el árbol que mejor los cobije’. Sin embargo, es muy temprano para movimientos políticos teniendo en cuenta que las elecciones son hasta el siguiente año”.

En el caso de los uribistas, el hecho de que el líder de Centro Democrático no haya anunciado su posición en la lista, es un asunto práctico y no trascendental.

Según el analista político Alfredo Rangel, es muy probable que Uribe sea la cabeza de lista “porque permitiría identificar la lista como la uribista . El tema es que aunque la lista al parecer está configurada en 80%, todavía faltaría por ajustarla. Por eso hasta tanto no esté completa no se hará el anuncio. La idea es hacer un solo pronunciamiento”.

Así mismo, Rangel afirma que los movimientos de los partidos de oposición se deben al “inmenso nerviosismo, tanto del gobierno como de la oposición, porque unos y otros son conscientes que la lista de Uribe puede sacar tres o cuatro millones de votos que serían unos 30 senadores”.

Caso contrario a lo que piensan algunos miembros de los partidos de oposición, como el concejal de Bogotá por el partido Movimiento Progresistas, Carlos Vicente de Roux, “lo que yo veo es que se va a lanzar de último para arrastrar votos, pero no se va a arriesgar a los costos de ser congresista, porque al pertenecer a una corporación se amarra a una serie de agendas”.

Independientemente de la posición de Uribe en la lista electoral para el Senado, los dirigentes de los partidos políticos le dan el visto bueno a la llegada del exmandatario al Congreso; unos como el presidente del Partido Conservador, Ómar Yepes, para que enriquezca el debate político al poner en discusión los temas de mayor coyuntura en el país y otros, como la presidente del Polo Democrático, Clara López, para que responda por sus actuaciones como presidente.

La opinión

Alfredo Rangel
director del centro de seguridad y democraciia de u. arboleda

“Yo creo que la llegada de Uribe y el uribismo puro van a elevar la calidad del debate y devolverle la independencia y capacidad de control político al Congreso porque durante la administración de Santos ha tenido un congreso sometido”.

Carlos Vicente de Roux
Concejal de Bogotá por el partido progresista

“Un expresidente está en una condición de ‘nube superior’, en cambio un congresista está amarrado a unas agendas. Lo que yo veo es que se Uribe se lanzará de último para arrastrar votos, pero sin someterse a los costos de ser congresista”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.