Martes, 2 de diciembre de 2014

En el mencionado debate, el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Gabriel Vallejo y el ministro de Minas y Energía, Tomás González, sostuvieron que el tema sobre la utilización de la estimulación hidráulica para yacimientos no convencionales ha sido “satanizada”, cuando la experiencia internacional demuestra que la mencionada práctica es utilizada con éxito en la extracción de este tipo de hidrocarburos en múltiples países del mundo. 

Al respecto el Ministro de Minas y Energía, señaló que “No es cierto que se vaya a contaminar acuíferos y que se vaya a incrementar la sismicidad, como se esta afirmando”, pues el rigor técnico para detectar y mitigar los riesgos ambientales que pueda producir la estimulación de hidrocarburos en yacimientos no convencionales, está soportado en la experiencia internacional e incorpora las mejores prácticas a nivel global. Explicó además, que se tiene previsto en la reglamentación, por lo menos 60 parámetros de seguridad  que serán aplicados en los casos en donde se practique el denominado Fracking.

Por su parte el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, desvirtuó que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), no tenga capacidad para ejercer el control ambiental de dichos proyectos, al respecto sostuvo que se sometió a la (Anla) a una reingeniería y contará con personal especializado en el tema, creando un grupo “elite” para yacimientos no convencionales, que permitirá tener un nivel muy alto de tranquilidad, en el sentido de que se va a aplicar todo el rigor técnico y todas las medidas necesarias para evitar que se presenten desastres o daños ambientales con la utilización de dicha técnica. 

Para profundizar en el análisis sobre la reglamentación de la estimulación de no convencionales y resolver las preguntas sobre la utilización del Fracking, el Gobierno Nacional, convocó el pasado 1 de diciembre en la Universidad de Los Andes, a un gran foro con los congresistas, la industria, la academia y los sectores protectores del ambiente, en el cual se mencionó por parte del Ministro de Ambiente, que “los términos de referencia que definió el Ministerio de Ambiente, para la exploración de yacimientos no convencionales, fueron desarrollados con base en la mayoría de dificultades que desde el punto ambiental se han presentado en países con experiencia en exploración de yacimiento no convencionales”. 

Estas declaraciones evidencian un avance por parte del Gobierno en aquellos temas que involucran a las comunidades, al sector petrolero y a los opositores de la industria. A mediados del presente año, se inició el debate relacionado con la actividad sísmica sobre las fuentes hídricas y la labor de las autoridades ambientales en relación al seguimiento y control de la actividad, en ése momento el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, anunció un proyecto de decreto para establecer las condiciones mínimas para la realización de actividades de sísmica 2D y 3D, sin necesidad de licenciamiento ambiental, promoviendo la participación de los diferentes sectores para garantizar el desarrollo sostenible en el país, y evitar la ocurrencia de daños ambientales. 

Con las nuevas declaraciones se demuestra que poco a poco se ha venido avanzando por parte del estado, en los estudios  y normas que permiten equilibrar la realización de actividades industriales con la preservación de los recursos naturales. Las explicaciones del Gobierno frente a la reglamentación de la estimulación hidráulica, dejan claro que se pueden realizar actividades de exploración y explotaciones de los recursos naturales no renovables preservando y promoviendo el cuidado al ambiente. 

Estas manifestaciones son muy bien recibidas por la industria petrolera, y por el sector en general, pues es importante que sea el mismo Gobierno quien realice las aclaraciones relacionadas con los métodos utilizados para la exploración de los recursos naturales no renovables y fomente la participación de los diferentes sectores, evitando interpretaciones erróneas que afectan no solo al sector petrolero, sino al desarrollo industrial de todo el país