Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Lunes, 1 de mayo de 2017

Estas dos noticias sin conexión aparente, me llevaron a pensar, nuevamente, en el negocio del fútbol. 

El atentado al bus del club alemán tenía, por lugar y actividad, todas las características de ser realizado o por algún hincha energúmeno o algún grupo extremista; no fue así, era simplemente una maniobra que pretendía hacer bajar el precio de la cotización de la acción del equipo alemán y mediante un negocio de opciones ganar buen dinero. Por su parte, la lesión de Ibrahimović trae como consecuencias evidentes la pérdida de un gran jugador para la parte final de los campeonatos en Europa pero, pensé yo, la caída del precio de la acción del Manchester United, único equipo que cotiza en la bolsa de Nueva York.

La bolsa de valores es el lugar ideal para las grandes compañías, parecería impensado que un club de fútbol, que en algunos casos tiene forma de asociación civil sin ánimo de lucro pudiera llegar a estos lugares, sin embargo en Europa algunos equipos como los dos mencionados, más la Roma, el Ajax, Porto o Galatasaray están desde algún tiempo cotizando. Son más de 23 equipos los que siguieron el camino iniciado por el Tottenham Hotspur a finales del siglo pasado. Desde el 2002 hay un índice, el Stoxx® Europe Football formado por todos los equipos que cotizan en bolsa en Europa. Y que muestra claramente las tendencias de la industria del fútbol en ese continente.

En Suramérica los grandes equipos chilenos Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica cotizan en la Bolsa de Comercio de Chile gracias a una ley que los obligó a transformarse en sociedades anónimas y les abrió la posibilidad de realizar esta operación.

Las implicaciones jurídicas para estos equipos, al volverse pública una sociedad, debe manejar sus negocios con especial cuidado y transparencia, hecho poco frecuente en los clubes de fútbol. Igualmente debe publicar de manera periódica toda la información financiera y contable y los negocios. 

Los negocios deben ser manejados de manera profesional y en el caso del fútbol, las transferencias de jugadores que generan sumas importantes de dinero deben ser realizadas con altos estándares de profesionalidad respetando toda legislación deportiva, contable e impositiva, nuevamente hecho poco frecuente en el fútbol. Por otra parte, se crea una fuente nueva de recursos mediante la emisión de nuevas acciones. 

En Colombia se ha pensado desde hace mucho tiempo en que algunos equipos salgan a bolsa, creo que les falta, por estructura de negocio, manejo de inversiones y estabilidad creería que solo el Atlético Nacional podría en estos momentos dar el salto. Si bien muchas organizaciones están en el buen camino, les falta trecho por recorrer. Esperemos que las nuevas dirigencias logren algún día tener a sus equipos en la Bolsa de Valores de Colombia.