Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

sábado, 16 de julio de 2016

Se sabe que las autoridades rusas manipularon el laboratorio de control al dopaje de los pasados juegos olímpicos de invierno que se llevaron a cabo en la ciudad de Sochi, se dice que al menos 15 medallistas están involucrados en manejos fraudulentos de sus muestras de orina y sangre. 

No se trató de sistemas sofisticados o de operaciones encubiertas de alto nivel, un simple hueco en la pared permitió cambiar las muestras entregadas en competencia por orina “limpia” de los mismos deportistas recolectada con anticipación.

Por otra parte, los atletas rusos han sido, salvo una decisión poco probable del Tribunal Arbitral del Deporte, apartados de las competencias de los olímpicos pues se tiene información que desde el propio gobierno se llevaba un sistema metódico de dopaje de estos atletas. 

En general toda la Federación Internacional de Atletismo está siendo cuestionada por su manejo laxo con ciertos deportistas en temas de dopaje. 

Los laboratorios de control al dopaje requieren de infraestructura técnica y personal capacitado para realizar de manera adecuada los análisis, no es fácil lograr la acreditación, de manera permanente la Agencia Mundial Antidopaje los vigila y de no estar acorde con sus estándares de calidad retira la acreditación; en este momento laboratorios como los de Pekín, Lisboa, Madrid han perdido su acreditación.

Una noticia que ha pasado desapercibida dentro de todo el caos previo a los próximos juegos fue el retiro de la acreditación del laboratorio de Río de Janeiro, dice la agencia que “la acreditación del laboratorio brasilero de control al dopaje ha sido provisionalmente suspendida a partir del 22 de junio de 2016”.

 Esta es la razón por la que, supongo, que en Bogotá se jugarán varias medallas; en la actualidad en Sudamérica solo está el laboratorio de Bogotá como laboratorio acreditado para control al dopaje con tecnología para analizar muestras de orina y sangre. Los otros laboratorios acreditados cercanos se encuentran en La Habana, México D.F. y Los Ángeles por lo que salvo un mejoramiento de laboratorio de Río, creería que corresponde a Bogotá la labor de velar por la integridad de los juegos, tarea de enorme responsabilidad.

Este laboratorio, por su ubicación y calidad atiende competencias no solo colombianas sino de otros países y varios torneos y confederaciones regionales y continentales lo utilizan de manera regular para sus controles. De ocurrir lo que estoy indicando, deberá el laboratorio ajustar y manejar los más estrictos controles en temas de cadena de custodia, conservación, apertura, manejo de muestras y contra muestras además de poner en funcionamiento los últimos análisis para detección de nuevas sustancias. 

Ojalá sea utilizado este laboratorio, que cumpla con lo indicado en los documentos y vele por la integridad de las competencias en Río. No me cabe la menor duda que cuenta con personal y equipo necesario, solo falta seguir al pie de la letra los protocolos para cumplir a cabalidad con dicha función.