Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Miércoles, 15 de mayo de 2019

Los secretos empresariales pueden llegar a ser uno de los activos más importantes de una empresa, por lo que requieren de una adecuada protección y administración. Cuando se habla de secretos empresariales, el ejemplo más notorio es el de la receta de la Coca Cola. Sin embargo, a través de los secretos empresariales no sólo se protegen recetas, sino también algoritmos, invenciones, fórmulas y métodos, entre otros. Los secretos empresariales son fundamentales para las empresas, e incluso pueden llegar a ser uno de sus principales activos, como el algoritmo del buscador de Google.

En Colombia, los secretos empresariales están regulados por la Decisión 486 de 2000 de la Comunidad Andina. De acuerdo con la norma supranacional, se protege como secreto empresarial cualquier información no divulgada que pueda usarse en una actividad productiva, industrial o comercial, y que pueda ser transmitida a terceros. Para su protección, la información debe cumplir tres requisitos:

1. Información secreta: debe ser secreta. Además de que no sea conocida por terceros, debe ser información que no sea fácilmente accesible por las personas que tienen acceso a información de la misma naturaleza.

2.Valor comercial: por el hecho de que la información sea secreta, esta tiene un valor comercial, el cual está dado entre otras, pues esta información resulta en ser un diferencial de un proceso, o de un producto o servicio determinado, frente al que ofrecen los competidores.

3.Medidas de protección: el titular de la información debe haber establecido medidas razonables para mantener la información como secreta. Las medidas razonables incluyen la restricción de las personas que tienen acceso a la información o el uso de medidas tecnológicas de seguridad.

Medidas para su protección y administración

1.Es importante determinar cuál información de los productos o servicios ofrecidos, o de la operación es protegible, donde está localizada, qué valor tiene la misma, y si se están tomando medidas para su protección.

2. Se debe determinar con claridad quiénes son los responsables de la información, así como quiénes tendrán acceso a la misma (personas limitadas).

Es necesario implementar medidas técnicas de seguridad adecuadas, como usuarios personalizados y claves de acceso, medidas para encriptar la información, uso de antivirus, bloqueo de servidores externos, entre otras.

Es importante que frente a aquellos empleados o personas que tienen acceso a la información, así como terceros (licenciatarios, franquiciados o distribuidores), se implementen contratos o cláusulas de confidencialidad robustas. Frente a terceros, se debe asegurar que cuenten con las condiciones de seguridad adecuadas para la debida protección de la información.

3. Evaluación periódica de las medidas de protección. Es necesario asegurarse que las medidas de protección implementadas funcionen de manera adecuada, y actualizarlas con el tiempo. Estas auditorías deben involucrar a personal administrativo, así como expertos legales y en tecnologías, para determinar el estado de la protección y las medidas que deben ser implementadas.

En casos de violación de los secretos por parte de terceros, la misma está tipificada como delito. Así mismo, la violación es considerada como una acción de competencia desleal, a partir de la cual se pueden iniciar acciones civiles.

Los secretos empresariales pueden representar un activo de altísimo valor para una empresa, o incluso, su activo principal. En este sentido, resulta fundamental entender su importancia y tomar las medidas necesarias para su protección.