Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

lunes, 3 de marzo de 2014

La fiesta pensional que Colombia ha desarrollado durante años empezará a pasar la cuenta de cobro, y uno de sus fondos empezará a pasar la cuenta de cobro por ello. Así es, el fondo creado para cubrir y garantizar las pensiones en los territorios denominado Fonpet está llamado a la “quiebra”, según proyecciones, el pasivo pensional al 2029 es superior a los $86,5 billones, y sencillamente hoy no hay como cubrir ese “pequeño” pasivo; los esfuerzos del actual gobierno son mínimos por no decir que inexistentes pues con apenas $1,8 billones que se recaudaron del impuesto de timbre se pretenden suplir contingencias pensionales de cerca de 25 departamentos y más de 6 capitales.

Si bien es cierto que el pasivo pensional en Colombia viene estructurado desde antes de la ley 100, también es cierto que esta ley obligo y cerró la puerta de algún modo, a que personas sin requisitos mínimos y los suficientes aportes al sistema se pensionaran con incluso sumas exorbitantes, que ni siquiera el país más próspero del mundo estaría en condiciones de asumir; pero en Colombia muchas veces no se ve más allá de la nariz, aquí llegaron a adquirir pensiones impagables cientos de altos funcionarios del Estado, entre exparlamentarios, exministros, y uno que otro administrador de empresas comerciales e industriales del Estado, esto antes de la ley 100 era pan de cada día.

Para el caso concreto del Fonpet, el cual tiene cinco fuentes de financiación, tiene hoy un grave dilema pues sus recursos no alcanzan a garantizar ni la mitad de la bolsa necesaria, para cumplir con las contingencias pensionales en los próximos 15 años; lo más grave de todo esto es que el país no lo sabe, nadie cuenta lo que está por venírsele a este fondo ni a los beneficiados en el nivel territorial del mismo, pero lo peor del cuento, es que de existir un grave déficit de este fondo, quienes tendrían que suplir ese “pequeñito” hueco es nada más y nada menos que el sector productivo del país, es decir, más gravámenes para el sector real, el empresariado en general y a cuanta cosa se le ocurra a este Gobierno.

Los cálculos de los mismos funcionarios de este fondo, indican que la suerte no es la mejor, pues solo se cuentan con menos de $37,5 billones para lograr cumplir todos los compromisos, así las cosas el faltante seria cercano a 60% de la proyección a 15 años; nadie cuenta cual ha sido el papel de las regalías que se le quitaron a los entes territoriales, y cuál ha sido su utilidad para cubrir asuntos tan descuadernados como lo es el sector pensional, tampoco se adoptaron medidas suficientes para que las administraciones de turno hicieran “fiestas” con los recursos de los pensionados, no bastaba con quitarles las regalías, también era imperativo algún tipo de medida.

Causa escozor saber que justo en el mes que se realizaran las elecciones para la Presidencia de la República, a este fondo se le invertirán recursos cercanos a los $2 billones, ojalá no se haga “politiquería” con la plata de quienes han ahorrado durante años, cosa que dudamos mucho; llama mucho la atención como empiezan a moverse recursos “estratégicos” justo ad-portas de unas elecciones, esto sin contar la gran enajenación que se pretende hacer por parte de este gobierno, como lo es Isagen; que supuestamente los recursos de esta venta irían a infraestructura cosa que llama la atención, pues los compromisos de Estado en asuntos prioritarios como este, convertirían esa “platica” de bolsillo.

Las deficiencias en asuntos a la infraestructura saltan a la vista, pero es un sector que no se le mitigaran sus falencias con 4 o 5 billones de pesos, pues solo arreglar la malla vial de Bogotá podría costar cerca de $16 billones; a esto se debe sumar las deudas con el sector salud que son realmente catastróficas, como también las cuentas de los litigios en contra del Estado que en este gobierno se han disparado por una figura conocida como la “confianza legítima”, así las cosas podríamos afirmar que el hueco fiscal de este gobierno es abismal y claramente superior a los $87 billones, sin contar las devoluciones gigantes del IVA que están por venir a un sector importante de la economía, así las cosas la caja se descuadra cada día mas.