Lunes, 2 de febrero de 2015

En el argot jurídico se indica dame la prueba y te daré el derecho, de examinar el caso de Hurtado objetivamente, y de aplicarse esta máxima podría indicar que María del Pilar será absuelta de toda esa sarta de mentiras que le tejieron por dos sencillas razones: la primera es la sed de venganza de las múltiples redes delincuenciales que terminaron enfrentando cargos en Estados Unidos por cuenta de la efectividad del DAS, y la segunda el constante constreñimiento a exfuncionarios del gobierno anterior, con el objeto de enredar de alguna manera al expresidente Uribe con hechos que sencillamente son inexistentes.

Solo faltaba la intriga final, una visita a “hurtadillas” por parte del jefe de Estado colombiano a la sede principal de la Interpol, en la cual muy probablemente se le solicitó una vez más a este organismo expedir circular roja en contra de la exdirectora de la policía secreta, luego que la corte suprema de justicia de Panamá declarara inconstitucional su asilo político, supuestamente porque los delitos por los que se persigue a María del Pilar no son delitos políticos; paradójicamente últimamente se habla en Colombia que hasta el secuestro y el narcotráfico son conexos al delito político, ¿qué más raseros debemos soportar ante el desprestigio?

La Interpol en múltiples ocasiones había negado solicitudes de expedición de circular roja contra María del Pilar, porque para el organismo internacional no era razón suficiente que se pretendiera dar captura a un exjefe de policía secreta u organismo de inteligencia, por hacer su trabajo, es decir en el hipotético que existieran tales “chuzadas” ese es el objeto o trabajo de las policías secretas en el mundo, y de los organismos de inteligencia por esto y más la Interpol muchas veces negó esa solicitud, ahora podemos indicar que después de este asunto nace una teoría de objetivos legítimos de los órganos de inteligencia.

Si tanto estupor le genera a ciertos círculos los supuestos hechos que le endilgan a Hurtado, hechos que entre otros muy probablemente no están soportados en el proceso, cómo explicar la infiltración y colaboración de un camarógrafo aficionado en coordinación con la Fiscalía para descalificar y desprestigiar al principal candidato de oposición, es decir: ¿infiltrar la campaña de Zuluaga sí es un objetivo legítimo de la inteligencia? 

Así podemos indicar que como están las cosas, María del Pilar será absuelta de toda esta tramoya, y por más que la quieran presionar, ella tiene la certeza que actuó como una funcionaria proba, honesta y apegada a la ley.