Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Viernes, 16 de marzo de 2018

El domingo se vivió una jornada electoral intensa. Esta semana algunos colombianos tendrán el sinsabor de la derrota, otros se regodearán con las mieles de la victoria, y es que los resultados de las elecciones al Congreso de la República dejaron varias conclusiones para analizar con relación a la participación política de las mujeres los próximos cuatro años en el Congreso.
Según datos de la Registraduría Nacional del Estado Civil, de los 108 senadores que tendrá el legislativo, solo 25 mujeres harán parte de esta corporación.

Las cifras son claras. De 100 curules asignadas en el Senado, solo 25% serán ocupadas por ellas, evidenciando una pobre representación y dejando en vilo a millones de mujeres que fueron a las urnas anhelando que sus reclamaciones y necesidades sean escuchadas en el Congreso, para resolver, entre otros problemas, la injusta brecha de desigualdad que aún las separan de las hombres.
Su participación por partidos, evidencia que lograron siete curules en el Centro Democrático de las 19 conseguidas por este partido, gracias a una votación de 257.963; le sigue el Conservador, con seis curules de las 15 alcanzadas por la tradicional colectividad, con una votación para ellas de 447.049; y Cambio Radical, que les adjudicó dos curules de las 16 que tendrán, con una votación de 140.288. Estos tres partidos ponen la mayoría de las mujeres en el Senado con un total de 15 representantes.

El ganador de la jornada fue el Partido Verde que, en el tema de participación femenina, envío un interesante mensaje al tener en sus filas a la senadora más votada, Angélica Lozano, quien logró a una votación de 105.700 votos. Esta colectividad obtuvo dos curules para ellas de las 10 alcanzadas, con una votación total de 132.876.

El Mira, único partido con una mujer cabeza de lista, obtuvo otras dos curules para las mujeres de las tres logradas, con una votación de 128.659 para ellas. En este camino de la participación política de la mujer, también se suma la lista de la Decencia con dos curules para el género femenino de las cuatro obtenidas, gracias a una votación de 70.743.

Rezagadas quedaron las colectividades de La U y el Liberal, quienes solo pusieron a una mujer en la corporación, con una votación de 64.934 y 62.878, respectivamente; y en ningún lugar quedo el Polo, partido que, pese a llamarse democrático, no le dio participación a ninguna mujer en sus filas del Senado.
Con estos resultados varias son las preguntas que quedan sobre la mesa.
¿Las mujeres en el Congreso, pocas o muchas usted juzgará, representarán realmente la agenda de este género ante la corporación? o ¿Sus fuerzas políticas en el Senado de la República si priorizarán los temas relacionados con la agenda de la mujer o velarán por los intereses particulares de su partido?

Otras dudas que surgen luego de las elecciones legislativas, tienen que ver con que si serán suficientes los recursos que se asignarán a las campañas de las mujeres para reconocer su liderazgo político o les alcanzará solo una ley que impone a los partidos su inclusión en un 30% de las listas.
Ya es hora de empezar a generar estrategias reales y concretas para que la participación de las mujeres sea efectiva en la política colombiana y realmente represente los intereses de este género.