Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sábado, 27 de mayo de 2017

¿Qué motiva la modificación de la estructura de la SFC?
Durante poco más de 10 años la SFC mantuvo una estructura basada en un modelo matricial que combinaba una línea de supervisores institucionales con otra de supervisores especializados por riesgos.

No obstante lo anterior, la evolución del sistema financiero y los mercados, la de la entidad y las prácticas de supervisión, así como la experiencia adquirida en la década posterior a la integración, plantearon la pertinencia de introducir modificaciones a la estructura orgánica de la institución.

¿Cuáles son los cambios más relevantes introducidos a la estructura de la SFC?
Se pueden apreciar modificaciones en distintos niveles de la SFC, registrándose las principales de ellas a nivel de las Delegaturas. Entre éstas es pertinente resaltar la creación de una nueva Delegatura Adjunta para Supervisión de Emisores, Administradores de Activos e Intermediarios de Valores, dependencia que concentrará la supervisión de actores principales del mercado de valores.

Se destaca la creación de la Delegatura para Fiduciarias, la cual reconoce la necesidad de contar con una dependencia especialmente enfocada en la supervisión de dichas entidades que ya administran una porción relevante de los activos del sistema financiero.

De otra parte se observa que la antigua Delegatura Adjunta Institucional muta en una Delegatura Adjunta para Intermediarios Financieros y Seguros la cual contempla tres Delegaturas. Dicho ajuste entendemos se enmarca en una evolución de la estructura para la supervisión consolidada. 

La SFC cuenta además con una nueva Delegatura para la Protección al Consumidor Financiero y Transparencia que concentra competencias relevantes como la supervisión de conductas, la prevención del ejercicio ilegal de la actividad financiera, aseguradora y del mercado de valores, y la protección del consumidor.

¿En qué forma los cambios en la estructura modifican aspectos relevantes de cara a las entidades supervisadas y al consumidor?
 La nueva estructura registra desarrollos específicamente orientados a los pilares de la misión de la entidad: la estabilidad financiera, la integridad de los mercados y la protección al consumidor, y reconoce la relevancia que han tenido frentes como la represión de la actividad financiera en su experiencia como supervisor integrado. 

Consideramos que bajo la nueva estructura distintos procesos de supervisión, de coordinación interna y de autorización se robustecen. Especial mención merecen, por su relevancia, los procesos relacionados con la facultad sancionatoria, asignada únicamente a las Delegaturas Institucionales y la gestión de quejas, concentrada en la Delegatura para la Protección al Consumidor.