Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Darío Laguado - dlaguado@bu.com.co Martes, 20 de febrero de 2018

La tecnología está transformando todas las profesiones y el derecho no es la excepción. Desde hace varios años, la industria legal (que aglutina a los distintos actores de la profesión legal, incluyendo universidades, jueces, entidades gubernamentales y firmas de abogados, entre otros) ha venido gestando y reconociendo esta tendencia. Esta transformación redunda en beneficios para la sociedad en cuanto permite que los servicios legales se presten a un mayor número de personas, a través de más diversos canales y de manera más eficiente. En ese sentido, la tecnología sirve de medio para realizar los fines del derecho y es vista con buenos ojos por teóricos y practicantes por igual.

¿Qué ejemplos concretos existen?

Mucho se ha hablado de la incidencia que tendrán tecnologías como “machine learning”, “big data” y “blockchain” en la práctica del derecho. Pero lo cierto es que ya hay ejemplos concretos al respecto. Así, por ejemplo, la plataforma Legal Zoom (www.legalzoom.com), que opera en los Estados Unidos, permite crear documentos legales en cuestión de minutos mediante la interacción con el usuario a través del lenguaje natural. A través de esta plataforma es posible, por ejemplo, constituir una sociedad en cualquier estado, dejar un testamento o hacer una solicitud de marca o de patente.

En otra área del derecho, la de las fusiones y adquisiciones, existen hoy en día sofisticadas herramientas que realizan la tarea de la debida diligencia mediante la aplicación de algoritmos de búsqueda y de aprendizaje. De esta manera, estas herramientas pueden revisar cientos o miles de contratos para identificar si contienen cláusulas de cambio de control, cláusulas penales, cláusulas de terminación, etc. Lo mejor es que estas herramientas aprenden y mejoran entre más se usan.

Otra importante área en la que la tecnología está asistiendo la tarea de los abogados es en el proceso de automatización para la construcción de complejos documentos legales. Un buen ejemplo lo ofrece el Term Sheet Generator (www.wsgr.com) de la importante firma de Silicon Valley Wilson Sonsini Goodrich & Rosati.

¿Qué está pasando en Colombia?

La industria legal en Colombia no se está quedando atrás. En Colombia ya hay plataformas que están incursionando en el área de automatización, como es el caso de Deleyes (www.deleyes.com), que sigue una filosofía parecida a la de Legal Zoom. De otro lado, algunas firmas de abogados están haciendo importantes inversiones en inteligencia artificial para complementar el trabajo de sus abogados. Por último, la industria legal se ha congregado para debatir y reflexionar sobre estos temas en foros tales como Lawtech2017.

¿Qué se puede esperar en el futuro?

No parece razonable pensar que en el futuro cercano los abogados serán reemplazados por los robots. Como lo explican dos recientes artículos, “Machine Learning and Law” y “Can Robots be Lawyers? Computers, Lawyers and the Practice of Law”, un futuro más realista parece ser aquél en el cual los abogados podrán apalancar y complementar algunas tareas básicas en estas tecnologías, al tiempo que las tareas cognitivas más complejas y la protección de los valores del sistema legal seguirán siendo una labor de los seres humanos. Esta combinación permite, en todo caso, predecir mejores y más eficiente servicios legales para un mayor número de personas, en beneficio de la sociedad en pleno

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.