Alejandro Quintana Martes, 24 de febrero de 2015

Sin embargo, el mundo tecnológico en el que vivimos, nos obliga a pensar cómo hallar un lugar adecuado para seguir desarrollando modelos de negocio exitosos, que logren interactuar constantemente con los consumidores o usuarios mediante otras herramientas como Twitter, los videojuegos y los teléfonos móviles de última tecnología y puedan tener un eco nacional y si es posible, internacional. Una posible respuesta para poder estar acorde a esta nueva era tecnológica, sin duda, es el desarrollo empresarial de la técnica transmedia.

¿Qué es transmedia?

Es una técnica de convergencia de esfuerzos del empresario para que mediante la utilización de una multi-plataforma (videojuegos, internet, televisión, aplicaciones móviles entre otros), pueda desarrollar una estrategia de comunicación exitosa, con el fin de adquirir un reconocimiento más intenso en el mercado y de esta manera aumentar sus ingresos y crear gusto e identidad por sus productos en el consumidor.

Todo inicia con una primera creación original protegida por la propiedad intelectual (una marca, un dibujo animado, un libro u otros) que pueden tener de hecho, varios medios de protección, mediante: una marca, un diseño industrial o incluso derechos de autor y a partir de este momento, el titular puede transformar dicha creación para estar presente en diferentes medios para llegar al público, por medio de la multi-plataforma.

El potencial existente para desarrollar la técnica de transmedia no tiene límites, siempre y cuando sea asesorada por medio de buenas estrategias jurídicas que permitan garantizar los derechos a los creadores y al público y si las estrategias de mercado y fuentes de financiamiento son adecuadas para llevar a cabo sin mayores inconvenientes esta estrategia en el mercado.

Un ejemplo de éxito de la técnica transmedia

La idea de transformar lo que se conocía en principio como una serie animada para niños y utilizar diferentes estrategias comerciales para seguir llegando a este mismo público como el Spin-Off, la creación de aplicaciones móviles, la realización de cortometrajes, la redacción de libros que contaran la historia, el desarrollo de juguetes físicos y videojuegos, firmar acuerdos comerciales con multinacionales, crear música y estar presente constantemente en la web, fue una idea plasmada en un modelo de negocio basado en transmedia que logró dar éxito a la serie Pocoyó, que alcanzó a tener un reconocimiento indudable a nivel mundial.

Este modelo de negocio, conocido a nivel internacional como “estrategia 360”, está centrado en la experiencia que puede tener el consumidor o usuario con el producto o servicio a través de las diversas plataformas.

¿Qué papel juega el derecho del entretenimiento y la propiedad intelectual en este tema?

Desde el asesoramiento para la financiación y producción de obras audiovisuales, hallar incentivos fiscales, la protección de la publicidad interactiva, el respeto a los derechos de imagen, la obtención de licencias y la creación de todo tipo de contratos,  el derecho del entretenimiento y la propiedad intelectual, son fundamentales para ser herramientas de orientación a las estrategias de los empresarios.

¿Quién apoya estas iniciativas en Colombia?

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones ha creado espacios de incentivo y programas para capacitar en los temas de transmedia en varias ciudades del país, esto de acuerdo a un objetivo del Gobierno Nacional (Plan Vive Digital 2014-2018) con el fin de aumentar la exportación de contenidos digitales y posicionar a Colombia como referente del desarrollo de estas estrategias incluso con fines sociales, en la agricultura y de ayuda a la pobreza extrema. 

¿Por qué vale la pena usar la técnica transmedia?

Porque es evidente el uso masivo de las tecnologías de la información en nuestros días y la necesidad de estar en contacto permanente con los consumidores o usuarios a través de las diferentes plataformas que nos ofrece este mercado tan cambiante y activo, con el fin de ser más competidores.

Además porque constituye un medio de innovación poco explorado en Colombia y porque el empresario de estos tiempos debe pensar en estrategias comerciales llamativas para llegar a los consumidores o usuarios, comprendiendo los medios más utilizados por el mismo.

Finalmente, vale la pena usar esa técnica transmedia o crossmedia porque además de ser una herramienta importante para los empresarios, puede constituir una fuente de incentivo al desarrollo de estos modelos en otros campos importantes como el educativo, laboral e incluso de la salud.