Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juan Carlos Martnez Salcedo jueves, 2 de octubre de 2014

Por fin los altavoces anunciaban su ingreso, la penumbra dio paso a resplandecientes hilos de luz que le seguían mientras recorría el polvo de ladrillo, el juego debía comenzar y, en torno a él, las marcas también aparecieron, unas más elaboradas que otras, algunas solo constituidas por trazos, otras por fonemas, sus iniciales, entre otras tantas, que repitiéndose en las prendas de vestir que lucían sus seguidores,  daban fe de su reputación como el mejor de todos los tiempos.

Ante tan diversos modelos y diseños, algún desprevenido pero interesado asistente se cuestionaba respecto de la configuración del sinnúmero de signos distintivos que adornaban aquel memorable espacio deportivo, especialmente frente a la disposición de elementos que le daban vida.

 

¿Qué elementos integrantes pueden dar vida una marca?

Una marca puede estar constituida, según establece el artículo 134 de la Decisión 486 de 2000, por elementos de diversa índole, dentro de los que destacan las letras, números, palabras, figuras, símbolos, gráficos, etiquetas, emblemas, escudos, sonidos, olores, colores o combinaciones de éstos delimitados, forma, envases o envolturas de los productos. 

¿Pueden clasificarse las marcas según la disposición de elementos configurantes?
La doctrina se ha encargado de elaborar verdaderos sistemas de clasificación de las marcas. Dentro de éstas destaca la clasificación según su disposición de elementos, agrupándolas en tradicionales y no tradicionales. De las primeras hacen parte las marcas nominativas, gráficas y mixtas; de las segundas hacen parte las sonoras, las olfativas, las tridimensionales, de hologramas, entre otras.

¿Qué son las marcas nominativas?
Son aquellas cuyos elementos configurantes corresponden a uno o más fonemas, números o palabras, que dan lugar a una expresión que puede ser pronunciada o leída, pudiendo tener o no un significado conocido. 

Dentro de las marcas nominativas destacan i) las expresiones de fantasía: aquellas creadas para cumplir la función marcaria; ii) las expresiones arbitrarias: que sí existen pero su significado no se relaciona con el bien (servicio) a distinguir, y iii) las evocativas: aquellas que, tras un juicio de  valor del consumidor (usuario), trasmiten alguna información indirecta, relacionada con el producto (servicio). Dentro de esta categoría encontramos los nombres de personas, lugares o cosas, así como también expresiones en otros idiomas.

¿Qué son las marcas figurativas y como se relacionan con una marca mixta?
Aquellos conjuntos marcarios constituidos por trazos, figuras, logotipos, símbolos, entre otros, que se reconocen por dar vida a una forma determinada, a la cual podría vincularse o no un contenido conceptual. Es pertinente insistir que las marcas figurativas carecen de grafemas en su conjunto, pues si estuviese presente al menos uno,  dejaría de ser una marca gráfica, para ser considerada como mixta, aquella en la que sí están presentes elementos nominativos.

¿A qué hace referencia el concepto de marcas no tradicionales?
Esta categoría acoge aquellas que en su configuración se alejan de las palabras o las imágenes que estructuran las marcas tradicionales, para dar cabida a otros signos, tales como los diseños tridimensionales, las imágenes animadas, sonidos u olores, entre otros, que tienen aptitud distintiva de bienes (servicios) y que permiten la vinculación con un origen empresarial.

¿Son fácilmente registrables las marcas no tradicionales?
 En la actualidad aún nos encontramos frente a barreras que impiden el registro de las marcas no tradicionales. Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (Ompi), los actuales “debates parecen centrarse en hallar los medios ‘adecuados’ de representación de las marcas no tradicionales evitando requisitos de procedimiento que sean demasiado complejos o gravosos para los solicitantes y las Oficinas”

Seguí disfrutando de aquel juego de tenis, al mismo tiempo que reconocía la importancia de volver, con posterioridad, sobre las marcas no tradicionales.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.