Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

sábado, 18 de febrero de 2017

Panamá Papers, Odebrecht y Reficar no solo son el reflejo de los alcances malignos del hombre, deben convertirse también en el fin de la era de “ser vivo” para calar en la sociedad. Si ahora no se pasa de la investigación, del papel, del boom mediático, a los hechos reales, estaremos dándole más camino a la impunidad... sembrando una cosecha de actos más graves que vendrán con el tiempo, y donde la reparación será solo una utopía. 

Aprovecho para pedirle a las autoridades celeridad en las investigaciones, ese es el primer paso para castigar a los culpables y sanear, al menos en lo más mínimo, a las víctimas. Además, una actuación eficaz y pertinente ayudaría también a mejorar la imagen que tienen las autoridades nacionales, y no lo hablo en cuestión reputacional, aunque influye, sino en el no desperdicio de la oportunidad de darle a las nuevas generaciones la confianza en su país, que vivan en una nación donde se castigue al culpable y se premie al que trabaja duro. 

Y en este punto hay un factor clave: cerrarle la puerta, de una vez por todas, al conflicto de intereses. Hay que darle más espacio al mérito propio y menos cabida a los favores personales... dejando de lado el cumplimiento exacto de la frase ‘el fin justifica los medios’.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.