Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Allison Gutiérrez - agutierrez@larepublica.com.co viernes, 11 de septiembre de 2020

Medicarte alegó que dicha solicitud de M Mediarte emanaba un impacto visual y ortográfico similar al su signo registrado

En este pleito marcario, se presentó ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) la empresa Medicarte para oponerse al registro de la marca M Mediarte (mixta) de Mediarte Medical Center. Esta pretendía distinguir servicios comprendidos en la clase 44 de la Clasificación Internacional de Niza, la cual incluye el asesoramiento de cuidados y tratamientos capilares, entre otros.

La compañía opositora, la cual buscaba proteger su marca Medicarte, expresó que dicha solicitud de registro emanaba un impacto visual y ortográfico similar al su marca.

“La única diferencia ortográfica de las marcas enfrentadas es que el signo distintivo solicitado eliminó la letra C de la denominación Medicarte (..) Pese a ello se nota que la ubicación de cada sílaba de las vocales es idéntica”. Además, dijo que en su aspecto visual el signo solicitado utilizaba las mismas tonalidades azules de su marca, lo que generaba, dijo el opositor, un concepto igual para el consumidor.

LOS CONTRASTES

  • Edgar Iván León RobayoAbogado Propiedad Intelectual

    "En ocasiones, la utilización de una letra puede permitir una distintividad en el signo que permita su registro. Este no es el caso, pues el sonido de la marca solicitada coincide casi plenamente con la inscrita"

Por último, Medicarte alegó que el solicitante también buscaba identificar los mismos servicios de su marca relacionados con la salud y la belleza.
En su defensa, la marca a registro M Mediarte alegó que los signos debían ser analizados en su conjunto y no segregados como lo ha había hecho el opositor. Además, argumentó que las dos marcas tenían diferencias significativas tanto en su ortografía como en la tipografía así como también en el aspecto gráfico donde se apreciaba una variedad de colores.

“En efecto, al apreciarlos en conjunto se observa que son ortográfica y fonéticamente similares. El signo solicitado reproduce la parte relevante del antecedente sin que los elementos adicionales le generen al solicitado distintividad necesaria como para diferenciarse de la marca registrada”, indicó la Superindustria dados los anteriores argumentos. Así las cosas, la entidad decidió aceptar la oposición interpuesta por Medicarte y negó el registro de la marca M Mediarte.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.