A Czech pilsner label sits on a bottle of Pilsner Urquell beer in this arranged photograph at SABMiller Plc's brewhouse in the Sandton district of Johannesburg, South Africa, on Monday, Aug. 15, 2016. Faced with declining popularity of its big brands in the U.S. and western Europe, Anheuser-Busch InBev NV Chief Executive Officer Carlos Brito has spent the past 10 months pursuing SABMiller. Photographer: Waldo Swiegers/Bloomberg

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co Jueves, 3 de agosto de 2017

La Superintendencia de Industria y Comercio revocó su decisión y entregó aval para las clases 32 y 35

Las transacción entre SABMiller y AB InBev fue la más importante de la industria cervecera y a raíz de ella se originaron múltiples negocios en el sector. Uno de ellos fue la venta de la compañía checa Plzeňský Prazdroj a.s. a la japonesa Asahi, la cual está diversificando el mercado de sus cervezas en el mundo.

LOS CONTRASTES

  • Catherine ZeaDirectora de Zea Consultoría

    “Coincido con la decisión, puesto que el registro previo no le otorga al opositor derechos exclusivos sobre Pilsner, pudiendo cualquier competidor emplear dicho término en un conjunto marcario distintivo”.

Los dueños de la marca, que está vigente hasta el 10 de julio de 2025, argumentaron que si bien el término Pilsner era el originario de la confusión y asociación entre las marcas, “la Delegatura para la Propiedad Industrial no debe tener en cuenta esto para construir argumentos porque el término es usado a nivel mundial para identificar un tipo de cerveza de fermentación baja proveniente de la ciudad de Pilsen, Bohemia”.

A raíz de este, y otros factores, la Superintendencia encontró que esta marca, y otras previamente registradas, cuentan con elementos gráficos y nominativos adicionales que producen impresiones diferentes en el consumidor, por lo que no encontró existencia de similitud y riesgo de confusión o asociación en el mercado, y registró la marca solicitada por los checos.

Catherine Zea, directora de Zea Consultoría, señaló que coincidía con la decisión puesto que los registros previos no le otorgan al opositor derechos exclusivos sobre la expresión Pilsner.