Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Karen Pinto Duitama

domingo, 19 de septiembre de 2021

La decisión fue tomada por la jueza primera penal municipal con funciones de control de garantías, Olmis Cotes

Fue dictada medida de aseguramiento contra Enrique Vives Caballero, para que desde un centro carcelario continúe el proceso judicial por la muerte que le causó a seis personas.

La decisión fue tomada por la jueza primera penal municipal con funciones de control de garantías, Olmis Cotes, por la imputación por parte de la Fiscalía del delito de homicidio en la modalidad de dolo eventual, cargo que el acusado no aceptó.

Cotes tuvo en cuenta que Vives estuvo conduciendo con exceso de velocidad en una zona que no se podían superar los 30 Km, y estaba bajo los efectos de alcohol cuando ocurrió la tragedia, y a las 10 p.m. de este sábado, después de analizar las pruebas que presentó la defensa, continuó con la audiencia.

Fue imputado por estos cargos considerando que la modalidad de “dolo tiene dos elementos, uno cognitivo (conocimiento del hecho) y el otro es un querer (la realización). En esa categoría escogida por la Fiscalía para adecuar estos hechos -dolo eventual- la misma estructura del dolo se presenta: el agente debió prever como probable la realización de la infracción. Y el segundo elemento, el querer, que está situado en la actitud francamente indiferente hacia el resultado del homicidio”, según explicación de la Procuraduría.

La necesidad de que Vives permanezca en un lugar de reclusión se debe a que para la Fiscalía “se estaba presentando prácticamente una obstrucción a que se realizaran las diligencias", ya que el responsable había intentado escapar dos veces de la Clínica Perfect Body donde permanecía, como aseguró la representante del Ministerio Público, Gloria Guzmán Duque, quien respaldó la decisión de la jueza.

El proceso también se dilató por seis días ya que Vives no había comparecido ante las autoridades indicando que no estaba en la capacidad física y mental para estar presente en el proceso, pero ya está previsto que si llega a padecer una crisis psicológica será atendido desde el centro carcelario.

Que como había dicho Ricardo Robles, el abogado de víctimas, solo faltaba que Medicina Legal confirmara que el acusado si podría permanecer en detención intramural, lo que efectivamente sucedió y no hay razón para que permanezca en libertad, pues reiteró que “de las siete víctimas, tres son menores de edad, por lo tanto la única medida aplicable es la detención preventiva en establecimiento de reclusión”, dijo Robles.

Mientras que la defensa de Vives se centró en explicar que los jóvenes se había arrojado al vehículo y lo único que el conductor pudo hacer fue frenar.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.